traductor

jueves, 30 de octubre de 2014

Problema bancos morosidad, problema pymes no les llega el credito....no hay pues inversión ni creación de empleo

Análisis resultados BBVA. Olvidemos los estrés test: el problema del BBVA, y de toda la banca, es la morosidad

sede bbva
  • Se incrementan los impagados fallidos del banco de FG hasta un total de 24.400 millones de euros.
  • Y el BBVA no recupera el pulso del negocio bancario.
  • El beneficio cae porque ya no hay extraordinarios.
  • Lo bueno: toca a su fin el reto de las cláusulas suelo, y, sobre todo, comienza a crecer el margen de intermediación.
  • Y la crisis de los tipos de interés empieza a reconducirse.
  • Eso sí, los créditos concedidos apenas suben el 1,1%: una nimiedad.
Eufóricos están en el BBVA de Francisco González, con las notas recibidas en los test de estrés, realizados por el BCE y conocidas hace pocos días: un 8,97% para el escenario adverso y 10,2% para el escenario base. Probablemente estén eufóricos, no tanto por la bondad de las calificaciones, que están dentro de lo que cabe esperar de un banco de su categoría, si no por estar en una situación ligeramente mejor que la de un gigante como es el Banco Santander, su gran competidor.
Pero estas euforias debieran matizarse a la hora de evaluar los resultados del tercer trimestre que hoy miércoles se han presentado. Cierto es que parece que se empieza a confirmar la tendencia de que se está superando la “crisis de los tipos de interés” que hace dos años pilló con el paso cambiado a la mayoría de las entidades de crédito, con unos tipos de pasivos muy altos en plena batalla comercial y unos tipos en los créditos referenciados al Euribor en continua bajada por la coyuntura económica. Así, BBVA continúa creciendo en su margen de intereses en un 15,7% respecto a 2013, es decir, 4.886 millones de euros y parecen superados los problemas habidos con la anulación de las cláusulas suelo que presentó en ejercicios anteriores.
No se puede decir lo mismo del resultado, 1.929M€, un 37,3% menos que en igual periodo de 2013, y es que en el momento que no se hace valer la reserva de los extraordinarios, la cuenta de resultados resulta menos espectacular. En concreto, en el mismo periodo de 2013, los extraordinarios aportaron al resultado de BBVA 2.068M€, ya que sin ellos el resultado hubiese sido negativo.
La situación de los activos de clientes continúa, a pesar de las ligeras mejoras, acusando el efecto Catalunya Caixa, con una morosidad del 6,1% (4,3% sin tener en cuenta la actividad inmobiliaria), las entradas en dudosos han disminuido en unos 4.665M€ pues en 2013 se produce la entrada de la cartera de Catalunya Caixa, pero han bajado las recuperaciones y se han incrementado en 480M€ los impagados fallidos, quedando al final del periodo un saldo de 24.405M€, cifra respetable para la entidad.
Hay una cifra que puede preocupar, no solo a nivel entidad, si no a nivel económico general, es elcrecimiento de los créditos concedidos, que ha sido ligero en estos nueve meses de un 1,11% en el total de la entidad, pero lo más preocupante es que en lo referente al negocio en España la cifra decrece en un 5,6%, si el resto de entidades confirma esta tendencia, tenemos un problema grave que sigue sin solucionarse, que no es otro que la financiación de la economía “real”.
Los resultados por áreas geográficas de negocio continúan marcados por la débil aportación de los negocios en España, que representa un 12,33% en su aportación al resultado, cifra lastrada por los 844M€ de pérdida en la actividad inmobiliaria, salvan la cuenta de resultados, como ya lo vienen haciendo desde que comenzó la crisis bancaria. México con una aportación de 1.349M€ y América de Sur con 755M€. Está siendo tan importante la diversificación geográfica del negocio en las entidades de crédito en estos difíciles momentos que, las que no tienen estas redes externas como las cajas reconvertidas en bancos (Caixabank, etc) están acelerando sus proyectos de expansión exterior.
Todo, también las buenas notas obtenidas en los controles de BCE, se ve que a BBVA le queda un trecho difícil y de sacrificios para poder recuperar plenamente el pulso del negocio, pues está claro que vive el virus de la reconversión en su variante Catalunya Caixa que, a pesar de las ayudas públicas recibidas, marcan de una forma dura las cifras de negocio, sobre todo cuando se trata de digerir una fusión con una entidad importante tan llena de problemas de gestión.   
Rodrigo de Silos
De acuerdo con el Diccionario de Economía provisto por este blog, el “efecto expulsión” (crowding-out), se define como el “Crecimiento del gasto público que hace que disminuya la inversión privada. Algunos autores también lo definen como la disminución que experimenta la inversión privada como consecuencia del endeudamiento público.” También en este blog, diferentes contribuciones han apuntado a la posibilidad de que este fenómeno se esté manifestando en España. Así, Rafael Pampillón, nos decía que el “déficit no solo contribuirá a generar mayores tensiones inflacionistas si no que también habrá que financiarlo a través de deuda pública lo que aumentará el riesgo país y encarecerá la financiación del sector privado. En una situación, como la que atravesamos, de fuerte de restricción crediticia demandar fondos prestables a los mercados financieros no es buena idea ya que genera un efecto expulsión (crowding out); es decir, el sector público expulsa al sector privado de la economía.” Más adelante, José Ramón Díez aconsejaba “no perder de vista que se debe cortar la deriva actual de las finanzas públicas, pues de lo contrario el coste del servicio de la deuda y el efecto crowding-out (expulsión de la inversión privada) pueden ser dos lastres demasiado pesados para la próxima recuperación.” Por último, más recientemente Valentín Bote concluía que “los datos apuntan a que sí que podemos estar viviendo un fenómeno de crowding out financiero en España.” - See more at: http://economy.blogs.ie.edu/.../efecto-expulsion-crowding... (2011)

Zapatero y su mala gestión economica, no creadora de empleo

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, considera que el denominado Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local (FEESL) impulsado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en el 2009, no cumplió sus objetivos de impulsar la economía local y crear empleo.

Así lo sostuvo ayer ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de Relaciones con el Tribunal de Cuentas, en la que presentó el informe de fiscalización de las actuaciones realizadas en el 2009 por los ayuntamientos con cargo al segundo plan E del Ejecutivo socialista. El informe apunta múltiples deficiencias del proyecto que, a juicio de Álvarez de Miranda, constatan que no se cumplieron los objetivos por los que fue ideado. El presidente del Tribunal de Cuentas cree que este fracaso es culpa tanto del diseño del instrumento, que repartía los fondos entre los ayuntamientos con el único criterio de la población, como de la gestión que los municipios hicieron de él.

Así subrayó que sólo el 15% de los más de 8.000 ayuntamientos españoles que obtuvieron recursos del FEESL dieron prioridad al número de puestos de trabajo a la hora de seleccionar los proyectos, a pesar de que el empleo era “el objetivo fundamental” de la creación de este fondo. De hecho, el 43% de los contratos (3.851 contratos y 6.856 contratos menores) no incluía ningún compromiso de contratación por parte de la empresa, y un 38% de los contratos (8.562) fueron adjudicados a empresas que desde el primer momento dijeron que no contratarían a nadie, algo que fue posible dado que los pliegos de condiciones aprobados por las entidades locales no incluían una cifra de contratación obligatoria para acceder a la financiación. El Tribunal de Cuentas también afea al gobierno socialista de entonces que seleccionara los proyectos del FEESL “sin una planificación adecuada” ni un elenco de iniciativas de entre las que poder elegir en función de unos criterios fijados, lo que habría “otorgado una mayor garantía” de que favorecían la creación de empleo.


http://www.lavanguardia.com/20141029/54418647464/el-tribunal-de-cuentas-dice-que-el-plan-e-de-zapatero-no-creo-empleo-madrid.html

Cuidado con los planes de empleo mal diseñados, Zp improviso dando rienda suelta a los ayuntamientos para ¿crear empleo? no, solo como balon de oxigeno, medida cortoplacista, keynesianismo mal aplicado. Otro abogado como Rato metido a economista... El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, considera que el denominado Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local (FEESL) impulsado por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en el 2009, no cumplió sus objetivos de impulsar la economía local y crear empleo. En la globalización actual, con robotización, con deslocalizaciones ¿se pueden aplicar teorias keynesianas de hace 80 años ? mejor pues analizar a economistas que la han puesto al dia.
Articulo enlazado via muro Beltran .....
Así lo sostuvo ayer ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de Relaciones con el Tribunal de Cuentas, en la que presentó el informe de fiscalización de las actuaciones realizadas en el 2009 por los ayuntamientos con cargo al segundo plan E del Ejecutivo socialista. El informe apunta múltiples deficiencias del proyecto que, a juicio de Álvarez de Miranda, constatan que no se cumplieron los objetivos por los que fue ideado. El presidente del Tribunal de Cuentas cree que este fracaso es culpa tanto del diseño del instrumento, que repartía los fondos entre los ayuntamientos con el único criterio de la población, como de la gestión que los municipios hicieron de él.

Así subrayó que sólo el 15% de los más de 8.000 ayuntamientos españoles que obtuvieron recursos del FEESL dieron prioridad al número de puestos de trabajo a la hora de seleccionar los proyectos, a pesar de que el empleo era “el objetivo fundamental” de la creación de este fondo. De hecho, el 43% de los contratos (3.851 contratos y 6.856 contratos menores) no incluía ningún compromiso de contratación por parte de la empresa, y un 38% de los contratos (8.562) fueron adjudicados a empresas que desde el primer momento dijeron que no contratarían a nadie, algo que fue posible dado que los pliegos de condiciones aprobados por las entidades locales no incluían una cifra de contratación obligatoria para acceder a la financiación. El Tribunal de Cuentas también afea al gobierno socialista de entonces que seleccionara los proyectos del FEESL “sin una planificación adecuada” ni un elenco de iniciativas de entre las que poder elegir en función de unos criterios fijados, lo que habría “otorgado una mayor garantía” de que favorecían la creación de empleo.

martes, 28 de octubre de 2014

Yo veneraba a Fidel C....hasta que conoci que era un narco

Yo veneraba a Fidel C....hasta que conoci que era un narco
Juan Reinaldo -Abogado, seguridad personal de Fidel entre 1977-1994


Castro vive en el maximo lujo, con mansiones en Cayo Piedra, cuatro yates de lujo....
Castro apoyaba a un narcotraficante de cocoaina, por medicacion de Abrantes a cambio de dolares....para limpiar su imagen Castro fusilo a Abrantes y el general Ochoa

Y era verdad eran culpables no ?
Solo obedecian a Castro, Abrantes a Fidel, Ochoa a Raul, ayudaban al narcotrafico colombiano....

Que hace Fidel con el dinero sucio ?
Subvenciona movimientos de izquierda en America Laitina y engordar cuentas bancarias en Suiza, Siendo el presidente vnezolanao N.Maduro una titere castrista
----------------------------------

.http://www.lavanguardia.com/lacontra/20141028/54418330821/yo-veneraba-a-fidel-hasta-que-supe-que-era-un-narco.html

Vaya lio-----Maduro dicen que financia a Cuba, con su petroleo, otros dicen que no es asi porque Venezuela ya debe de comprar petroleo fuera, Ahora dicen que es Cuba quien financia a Venezuela y otros paises afines via negocios paralelos de Fidel., conexiones con Bolivia...

......en fin no sabemos a quien creernos..


FMI: errores y aciertos Etapa Rato



El FMI hace una crítica demoledora de su actuación en la etapa de Rato

Las deficiencias internas y la autocensura impidieron prevenir la crisis. -No se prestó suficiente atención a las voces de alerta. -El Fondo puso a la banca de EE UU y a Islandia como ejemplos a seguir

SANDRO POZZI Nueva York 9 FEB 2011 - 16:56 CET

Rodrigo Rato, durante su etapa como presidente del FMI en una conferencia de prensa en Washington (Estados Unidos). / AP
El Fondo Monetario Internacional vivió en una burbuja en la que reinaba el optimismo mientras se gestaba la mayor crisis financiera desde la Gran Depresión. Un informe interno hace una crítica despiadada a la actuación del organismo entre 2004 y 2007, un periodo en el que tuvo tres directores gerentes, pero que cubre toda la etapa en la que Rodrigo Rato estuvo al frente de la institución (del 7 de junio de 2004 al 1 de noviembre de 2007). La conclusión es demoledora: las deficiencias internas impidieron prevenir la crisis.
"El FMI no anticipó la crisis, su ritmo ni su magnitud y, en consecuencia, no pudo advertir a sus miembros", reconoce el informe de su auditor. El Fondo puso como ejemplo a seguir alguna de las prácticas más destructivas, desoyó las señales de alerta y tuvo una doble vara de medir. Mientras era muy duro con los países emergentes, se mostraba complaciente con los países ricos, en especial Estados Unidos, que acabó siendo el foco de la crisis.

"El FMI no anticipó la crisis y, en consecuencia, no pudo advertir a sus miembros", asegura el texto

El informe se recrea en los errores de diagnóstico sobre el sistema financiero estadounidense
Entre las causas que impidieron al FMI alertar sobre los riesgos, el informe cita múltiples deficiencias organizativas, batallas internas, falta de comunicación, sesgos analíticos, presiones políticas, autocensura, y falta de supervisión y control por parte de la dirección del Fondo. El informe, elaborado por la Oficina de Evaluación Independiente (IEO, por sus siglas en inglés) del fondo, reconoce que muchos de esos problemas no aparecieron con Rato, sino que se han ido arrastrando en el organismo durante más de una década. Rato,actual presidente de Caja Madrid, dejó el organismo año y medio antes de concluir su mandato por razones personales.
Los informes de evaluación del FMI no tratan de hacer un balance de los logros y los fracasos, sino básicamente de señalar lo que se hizo mal, lo cual introduce un sesgo negativo. Así ha sido con otros informes sobre la gestión de la crisis asiática o Argentina. Ningún otro organismo internacional ni las autoridades monetarias y supervisoras hacen ejercicios de autocrítica con una dureza comparable.
Fuentes próximas a Rodrigo Rato ven saludable ese ejercicio de autocrítica, pero indican, por otro lado, que el informe olvida que desde la crisis asiática las competencias de supervisión de la estabilidad financiera no correspondían al FMI, sino al G-7, y dentro de él al Foro de Estabilidad Financiera. Fue en otoño de 2006 cuando el FMI empezó a publicar informes de estabilidad financiera, un encargo que Rato hizo a Jaime Caruana. En esos informes del Fondo sí se alertó de algunos de los riesgos financieros, aunque no se acertó a ver sus repercusiones macroeconómicas.
Las mismas fuentes, además, señalan que el Fondo tiene una capacidad limitada para analizar la salud financiera de los países y que si las autoridades supervisoras de los mismos no le dan la información necesaria o, peor aún, le dan información errónea, el equipo del FMI no puede saber cómo están en realidad las instituciones financieras de esos países. En ese sentido, el propio informe de evaluación señala cómo el FMI intentó varias veces someter a un examen profundo al sistema financiero estadounidense y las autoridades nacionales se opusieron y lo impidieron.
Islandia como modelo
El informe que acaba de recibir el sucesor de Rato, Dominique Strauss-Kahn, pone ejemplos sangrantes al destacar, por ejemplo, que se pusiera a Islandia como modelo de un sistema financiero "robusto" y "resistente". La historia de cómo la banca islandesa se derrumbó arrastrando al país a una grave crisis es de sobra conocida.
Pero hay errores más graves. El informe recuerda una y otra vez cómo el FMI llegó a recomendar a otros países avanzados que se siguieran las políticas y prácticas de innovación financiera de EE UU y Reino Unido, que acabaron con buena parte de sus sistema financiero en quiebra. El Fondo, en cambio, criticó a los bancos de Canadá (cuyo sector financiero quedó a salvo de la crisis) por no imitar esas prácticas y ser conservadores. Cuando la burbuja inmobiliaria en EE UU estaba a punto de tocar techo, el Fondo aún sostenía que la baja morosidad de las hipotecas residenciales, unida a la titulización del mercado hipotecario, sugerían que "el impacto de un frenazo del mercado de la vivienda sobre el sistema financiero sería probablemente limitado".
El informe se recrea en los errores de diagnóstico acerca del sistema financiero estadounidense. "El sistema financiero de EE UU es resistente y está bien regulado" (2005). "Los principales bancos comerciales y de inversión tienen una sólida posición financiera y el riesgo sistémico parece bajo" (2007). "Los mercados han mostrado que pueden autocorregirse y que de hecho lo hacen (2007)".
Riesgo de crisis inmobiliaria
El FMI se preocupaba por el déficit por cuenta corriente de EE UU, pero ponía a su sistema financiero como ejemplo a seguir, alababa las ventajas de la titulización -vender activos, generalmente préstamos, para que puedan ser negociados en el mercado- por su supuesta capacidad de diversificar riesgos y minimizaba el riesgo de una crisis inmobiliaria.
Con respecto al Reino Unido se repitieron los mismos errores. En su último análisis a fondo (fechado en 2006), el FMI aseguraba: "El sistema financiero del Reino Unido es uno de los más fuertes entre las economías avanzadas". Y con la zona euro no acertó mucho más. En su informe del verano de 2007, justo cuando se avecinaba la crisis, su informe decía: "Las perspectivas son las mejores en años La economía está lista para un periodo de crecimiento sostenido".
El sistema de supervisión del FMI, a partir de las revelaciones del informe, era muy superficial. Se partía de la base, explica, que los mercados gozaban por lo general de buena salud y que las grandes firmas financieras podrían capear cualquier temporal, lo que provocó que no hubiera un sentido de urgencia para hacer frente a la escalada del riesgo ni se preocuparan por su impacto. Tampoco se prestó la debida atención a los riesgos de contagio de una crisis con origen en las economías ricas.
En España sí acertó
Algunas de las voces de alarma vinieron del departamento financiero, donde Rato tenía a Jaime Caruana como hombre de confianza. También Raghuram Rajan, uno de los economistas más valorados por Rato, alertó sobre los riesgos de la innovación financiera. Esos riesgos tuvieron reflejo en los informes de estabilidad financiera, pero el informe presentado hoy concluye que quedaron eclipsados por otros informes optimistas y que el FMI nunca hizo un análisis profundo del problema ni le dio el seguimiento debido. El Fondo sí acertó al identificar la burbuja inmobiliaria en España, los problemas en algunos países pequeños y al prevenir sobre los desequilibrios globales que, en su opinión, podían provocar una fuerte caída del dólar y hundir a la economía global en una recesión. Pero no se trazó un vínculo con la acumulación del riesgo en el sistema financiero.
Además de resaltar los fallos de diagnóstico, el informe analiza la "compleja interacción de factores" que causaron esa pobre actuación del FMI. El informe cita el pensamiento grupal, la "captura intelectual", la opinión dominante de que una crisis financiera era improbable en una gran economía avanzada, la falta de análisis adecuado, la débil gobernanza interna, la falta de incentivos para trabajar en común entre las diferentes áreas y exponer ideas críticas, las presiones políticas, la autocensura y un proceso de supervisión inadecuado como causas de los fallos.
Fuentes próximas a Rato creen que hay algo de cierto y algo de exageración en ese diagnóstico. La separación en departamentos es un problema que se arrastraba de tiempo atrás y Rato lo que hizo fue unificar las áreas de mercados y de finanzas en 2006. En cuanto a las supuestas presiones y problemas de autocensura, dichas fuentes recuerdan que nunca aparecieron en las encuestas internas, que Rato tuvo algunos enfrentamientos abiertos con varias autoridades nacionales y que promovió que se diese más notoriedad a los informes del Fondo sobre los grandes países. También consideran injusto que se eleve a categoría alguna declaración concreta de algún empleado sin mayor comprobación.
El informe agrupa esas causas del fracaso del FMI en cuatro bloques. En primer lugar, la debilidad analítica, no por falta de preparación del personal, sino por otros problemas. Así, se citan sesgos que tienen que ver con el pensamiento grupal, el consenso sobre la validez de la autorregulación y el mercado para evitar crisis financieras en países desarrollados. Además, reconoce lo que denomina "captura intelectual", el hecho de que sus economistas eran de algún modo rehenes de la influencia de las autoridades de países avanzados. Además, sus enfoques analíticos y metodológicos fueron inadecuados.
Problemas de organización
En segundo lugar, el informe relata los problemas de organización, existentes desde la llegada de Rato al organismo. El FMI funcionaba en silos, en compartimentos estancos que evitaban que los departamentos y divisiones compartieran su información. El FMI también hace autocrítica de su cultura insular (que le impedía hacer caso de aportaciones externas) y del choque cultural entre sus macroeconomistas y sus expertos financieros.
Un tercer problema fueron las deficiencias de gobernanza interna. Los empleados entrevistados denuncian que lo que se esperaba de ellos es que confirmasen las ideas dominantes y que expresar opiniones críticas podía arruinar a uno su carrera. Expresar ideas conformistas no se castigaba aunque fueran equivocadas y los empleados tenían la impresión de que si expresaban opiniones críticas contra los grandes países serían desautorizados por la dirección. La alta rotación de personal y las batallas internas completaban el panorama.
El cuarto bloque de problemas era el de las presiones políticas, abiertas o implícitas, que acababan conduciendo a la autocensura. Muchos empleados creían que no podían ser críticos con los principales accionistas del Fondo (de los que el mayor es EE UU). "Los empleados percibían que en caso de desacuerdo, la dirección acabaría apoyando la posición de las autoridades de los países y no la de sus empleados", dice el informe. Ese problema no se daba con los países pequeños, a los que era más fácil criticar y en los que el nivel de acierto fue mayor.
Crítica constructiva
Como indica Strauss-Kahn, el informe vuelve a poner de manifiesto que el FMI no estuvo a la altura de anticipar la crisis con la suficiente antelación ni de una manera efectiva. Y por eso espera que esta evaluación se tome como una aportación constructiva para mejorar la calidad de la supervisión.
Algunas de las reformas en curso responden a las inquietudes planteadas en la evaluación. En este sentido, se cita un nuevo ejercicio de alerta temprana y de vulnerabilidad para las economías avanzadas, una mayor integración del análisis y del mensaje del informe sobre perspectivas económicas y el de estabilidad, la elaboración de un informe regular sobre la estabilidad de países sistémicos así como de riesgo de contagio entre economías.
El FMI es franco respecto al pasado, y mirando al futuro admite que aún queda mucho por hacer. En este sentido, Strauss-Kahn cree importante que el organismo se capaz de aglutinar una mayor diversidad de ideas en sus análisis y trate de integrar las voces que difieren de la opinión general. En paralelo, se trata de conseguir que los analistas del Fondo "conecten puntos" a la hora de discernir el riesgo y las vulnerabilidades.

http://economia.elpais.com/economia/2011/02/09/actualidad/1297240380_850215.html
Remarco:

Informes internos IEO
http://www.elpais.com/elpaismedia/ultimahora/media/201102/09/economia/20110209elpepueco_2_Pes_PDF.pdf

«Esto no es solo por la incompetencia» del organismo, «también por las notables dificultades en estas crisis que, como en otras, fueron identificadas bien de antemano pero suprimidas después», afirma Doyle, certificando que el FMI ha eliminado información.
http://articulosclaves.blogspot.com.es/2012/07/fmi-una-institucion-coptada-por-los.html

-Doyle, ha certificando que el FMI ha eliminado información.--

¿Esta claro verdad ? no es un problema de análisis, de diagnostico, es un problema de que las instituciones están coptadas por los políticos, que esconden los informes que no les interesan, con la ayuda de los medios de comunicación


Ver Informe del organismo que supervisa al FMI, la OEI: La supervisión del FMI entre 2004-07 (informe independiente de la OEI 10 de enero de 2011)



jueves, 23 de octubre de 2014

Podemos reconoce que su programa económico es inviable



Podemos reconoce que su programa económico es inviable

Primeras rectificaciones: se replantea la jubilación a los 60 años y la jornada laboral de 35 horas semanales. Admite que es una “barrabasada” proponer que España no pague su deuda
Algunas de las medidas económicas más importantes de Podemos tienen los días contados. Al menos, tal y como fueron presentadas a la opinión pública antes de las Europeas provocando que un buen número de desencantados se adhieran a ellas. La jubilación a los 60 años y la jornada laboral de 35 horas semanales han sido ya desechadas, por inviables, para el programa electoral de las generales.
Pablo Iglesias, líder de Podemos.Pablo Iglesias, líder de Podemos.
Una de las acusaciones contra Podemos que más se ha repetido en los últimos meses es que el partido de Pablo Iglesias presenta un programa económico “irrealizable”.
Muchos economistas de prestigio han concluido que el despliegue de algunas de sus propuestas condenaría a España a la quiebra. El adelanto de la jubilación a los 60 años, la renta básica universal o una jornada laboral de 35 horas semanales, entre otras, han sido tildadas de “populistas”.

Que no puedan tacharle de ocurrencias

Según ha sabido El Confidencial Digital a través de algunos dirigentes, Pablo Iglesias ha ordenado a los economistas que están colaborando con el partido que rehagan “casi por completo” el programa económico que hasta ahora han venido defendiendo.
Han caído en la cuenta de que es necesario presentar una “alternativa seria”para las elecciones generales, que no pueda ser tachada de “improvisada” y con medidas que puedan ser consideradas de “ocurrencias”.
Por ello, otra de las instrucciones que han dado a los expertos que participan en la reelaboración del programa es que todas las propuestas vayan acompañadas de su correspondientepartida presupuestaria y el modo en el que se logrará su financiación.
Toda medida que se presente debe estar perfectamente explicada. Especialmente en su viabilidad económica. Se debe poder defender también con números.

Programa adaptado al escenario nacional

En Podemos reconocen a ECD que el programa con el que la formación concurrió a las pasadas elecciones europeas no tiene ahora un encaje fácil en la economía española. Han detectado que es necesario adaptar algunas de las medidas a un escenario real de cara a las elecciones generales del año que viene.
Argumentan que en este momento es complicado plasmar esas propuestas en los Presupuestos Generales del Estado porque el anterior texto exigía mucha menor concreción y se elaboró para un marco europeo.
Admiten, incluso, que se redactó “a toda prisa”. Se han visto “sobrepasados por los acontecimientos”, por un éxito en las urnas que no esperaban. Según han contado algunos de sus dirigentes, muchas de sus propuestas se recogieron“pueblo a pueblo”, como sugerencia de sus vecinos y fueron incluidas en el programa de las europeas sin realizar cálculos ni estimaciones.

Se plantea la retirada de dos medidas estrella

Por lo pronto, las dos medidas estrella que la dirección de Podemos ha puesto en revisión son el adelanto de la jubilación a los 60 años y la jornada laboral de 35 horas semanales.
Consideran que ambas propuestas hay que replantearlas casi al completo porque los economistas que están trabajando en el programa dudan de su viabilidad.
No parece sencillo, admiten, que en un contexto de mayor esperanza de vida se proponga una retirada temprana de los trabajadores porque haría insostenible el sistema público de pensiones. También hay dudas sobre si este es el mejor momento para reducir la jornada laboral porque mermaría considerablemente laproductividad y la competitividad del país.

Dan marcha atrás en no pagar la deuda

Podemos va a dar marcha atrás en otra de sus principales consignas en campaña electoral. La dirección reconocerá en su nuevo programa que España debe pagar la deuda:Como país, España deberá pagar la deuda que le corresponda”, declara de forma contundente una voz autorizada del partido. Haber dicho lo contrario –admiten desde esta formación- era una “barrabasada”.
Eso sí. Se apuesta por realizar una “auditoría pública a esa deuda”. Una vez concluida, se “negociará con las autoridades europeas el pago y los plazos”. De esa forma, añaden, “ni quedaremos fuera del euro ni excluidos de la Unión Europea, como se está diciendo”.

No renuncia a la renta básica universal

No todo se va a cambiar. Hay líneas rojas intocables. Por ejemplo, uno de lospuntos irrenunciables, en el que la dirección de Podemos ha insistido a los expertos que están rediseñando el programa, es el pago de una renta básica universal. Sobre este asunto, se estudian fórmulas para lograr la financiación.
De momento, están calculando cuánto podría ahorrar el Estado en pensiones y prestaciones por desempleo. Los menores costes en esas partidas, aseguran fuentes de la formación, son las que permitirán ese desembolso al Estado, sin necesidad de duplicar la presión fiscal como apuntan algunos expertos que dudan de la viabilidad de la medida.

Propuestas para presentar en televisión

Las fuentes consultadas por ECD explican que estas medidas serán presentadas por los representantes de Podemos que acuden a tertulias televisivas.
“Allí se nos va a acusar otra vez de lo mismo y hay que tener claro cómo se va a responder”, comentan dirigentes del partido. Las intervenciones en televisiónserán, por tanto, el principal escaparate que utilizará el partido para presentar el nuevo programa económico e intentar defenderse de las acusaciones que reciba.


http://www.elconfidencialdigital.com/politica/Podemos-reconoce-programa-economico-inviable_0_2364363555.html

Cuando hace meses lo deciamos los economistas, nos ponian a parir, ahora lo reconocen ellos mismo, Como siempre rectificar es de sabios..."Algunas de las medidas económicas más importantes de Podemos tienen los días contados. Al menos, tal y como fueron presentadas a la opinión pública antes de las Europeas provocando que un buen número de desencantados se adhieran a ellas. La jubilación a los 60 años y la jornada laboral de 35 horas semanales han sido ya desechadas, por inviables, para el programa electoral de las generales." http://www.elconfidencialdigital.com/politica/Podemos-reconoce-programa-economico-inviable_0_2364363555.html


Los errores económicos de Pablo Iglesias en Salvados

por Juan Ramón Rallo
Este domingo, Pablo Iglesias estuvo en Salvados y efectuó varias afirmaciones de cariz económico equivocadas. Las copio a continuación junto al correspondiente enlace donde son desmentidas:

Hace unas decadas tambien pasaba esto en otros paises como URSS, redes clientelares solo para los compañeros del partido...http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2048066&orden=0&info=link

Primero en Pablemos prohibieron la doble militancia para dejar fuera a los miembros de Izquierda Anticapitalista, un micropartido que se marchó de Izquierda Unida y cuya cúpula ayudó a Pablo Iglesias a montar la plataforma política de la que salió Pablemos. Luego vino Pablo Iglesias pidiendo a la militancia de Podemos que le dieron toda el poder interno para ganar las elecciones, abandonando el asamblearismo quincemistas y olvidándose de cualquier contrapeso interno. Y ahora dice Monedero, que IU es un lastre dentro de "Ganemos", la coalición que están montando para las elecciones municipales

https://www.youtube.com/watch?v=VeDc4KaHl1w

http://www.elconfidencialdigital.com/politica/Podemos-cuentas_claras-pablo_iglesias_0_2351164884.html

Podemos vs salida keynesiana


En los próximos meses, los que van hasta las elecciones municipales y autonómicas, y que luego se prolongan hasta las generales, se va a desatar un interesante combate político: un choque de posiciones económicas. El desmoronamiento acelerado del régimen del ’78 ha dejado alestablishment muy pocos argumentos propiamente políticos frente al desafío que supone la irrupción y el meteórico crecimiento de Podemos. A nuestro decadente modelo de gobierno no le queda más que la respuesta neoliberal, desnuda y violenta: la defensa del actual statu quoeconómico como único posible. ¿Recordáis? Es el there is no alternative que desde los tiemposde Margaret Thatcher se viene utilizando para descartar cualquier posibilidad de transición hacia otra base económica.
Pero ¿acaso este discurso neoliberal no choca hoy contra un impedimento de unas dimensiones considerables? Después de treinta años de hegemonía, y de todo tipo de burbujas financieras e inmobiliarias basadas en el endeudamiento masivo, nuestras economías ya no son capaces de generar ni siquiera un mínimo bienestar para una grandísima mayoría de la población. Pero eso, desde lo que antes parecían posiciones políticas diferentes, los restos del régimen y sus voceros hacen piña para amenazarnos con la llegada de la catastrofe económica si nos movemos tan sólo una pizca de las recetas que el neoliberalismo y sus instituciones (desde la Comisión Europea al FMI) han venido prescribiendo a nivel global y local.
En los preparativos a esta batalla en el discurso, hay que entender el anuncio de los portavoces de Podemos de que se va a encargar un programa “de emergencia” económica a dos prestigiosos expertos, Vicenç Navarro y Juan Torres López. Desde luego, no se trata de juzgar la oportunidad de un programa de emergencia económica que, más alla de la contienda electoral, ponga freno al desplome continuo de casi la totalidad de la estructura social ante las draconianas políticas deudocráticas que exigen las finanzas y sus aliados políticos. Tampoco se trata de juzgar los méritos personales de ambos expertos que antes incluso de la crisis de 2008 ya avisaban de las multiples grietas que asomaban por debajo de los consensos políticos y económicos del régimen. Ciertamente, en el caso de Vicenç Navarro no se pueden dejar de reconocer sus aportaciones empíricas y propositivas a una esfera tan golpeada como es la del raquítico welfarestate hispano.
Sin embargo, y más allá de que sean ellos u otros quienes afronten en solitario la confección de ese programa económico y no un equipo más amplio y plural, lo cierto es que la elección de estos nombres suscita un debate que afecta a sus muy marcadas posiciones económicas. Y cómo sucede con todas las posiciones económicas, en el fondo, se trata de un debate entre diferentes posiciones políticas. Sin riesgo a equivocarnos demasiado, podemos resumir esta posición (la de Navarro y Torres) como keynesianismo de izquierdas. Una visión que postula un rol fuerte para la inversión pública en tiempos de crisis, la reforma fiscal y la regulación financiera, a fin de disparar la demanda y, desde ahí, la actividad económica. El objetivo es alcanzar una situación de pleno empleo, en unidades geográficas que coinciden con las de los Estados nación. Se trata sin duda de un debate prolijo y que puede derivar en un intercambio de miles de tecnicismos, pero hay al menos dos grandes puntos de esta visión que son extraordinariamente problemáticos: el del empleo como única forma de generar ingresos para la población y el del Estado nación como una unidad económica coherente y autosuficiente.
El papel que juegan la apuesta por el empleo y la inversión en el recetario de los keynesianos de izquierdas se desprende directamente de lo que ha sido su diagnóstico del modelo neoliberal de hegemonía de las finanzas, así como del diagnóstico de lo que ha sido su crisis. Para esta posición, los problemas son el simple resultado del poder que, por medios financieros, han alcanzado un puñado de grandes agentes económicos. Este poder, el poder neoliberal, ha empujado la desinversión en las actividades productivas (principalmente la industria y sus aledeños). Y con ello ha traído niveles mucho menores de crecimiento y de empleo. En última instancia, es la causa de la profunda crisis que estamos viviendo. De aquí se deduce una prescripción política relativamente sencilla: hay que revertir ese proceso para reconquistar el Estado y relanzar la inversión y, a través de ahí, la demanda y el empleo.
Sin entrar en muchos detalles, esta concepción es harto dudosa, tanto en lo que se refiere a su eficacia como a sus consecuencias política. Desde luego palidece ante otra línea de interpretación de las finanzas, el neoliberalismo y su crisis que enfatiza más bien los límites económicos, pero también sociales y ecológicos a los que ha llegado el capitalismo a partir de la crisis de los años setenta y para los que el periodo neoliberal-financiero habría sido una especie de último intento de escapatoria. Desde este punto de vista, el poder financiero y su capacidad para controlar lo que producimos entre todos habría sido la respuesta política a una incapacidad estructural y profundísima del capitalismo para mantener los niveles de dinamismo necesarios a fin de generar bienestar para las mayorías sociales. Y ciertamente es una conclusión correcta si se tiene en cuenta que cada vez que ha habido timidos ciclos de crecimiento basados en la inversión, sobre todo manufacturera, a nivel global, no han hecho sino agravarse los problemas de conjunto. Por eso estos han derivado en un continuo desplazamiento de los costes sociales, ecológicos y económicos entre distintas regiones del mundo.
En lo que se refiere al empleo asalariado, el buque insignia del capitalismo keynesiano, hay que convenir que esta ha sido la parte más maltratada de este proceso. El neoliberalismo se caracteriza por una inacabable espiral de ataques al trabajo organizado, a los niveles salariales, lanzando a la mayoría de la población a una precariedad que no parece tocar fondo. Pero nuestra diferencia con los keynesianos de izquierda reside en que esto no ha sucedido por un problema de desinversión, sino por la imposibilidad profunda del capitalismo histórico para proponer modelo sociales viables. La hegemonía financiera, y sus excesos, no son más que un sintoma de este fenómeno. Frente a esta situación no hace falta empleo. Cualquier estrategia dirigida al pleno empleo chocará contra los mismos límites que llevan afectando al modelo económico desde los años setenta. De lo que se trata es por eso de generar mecanismos que desvinculen a la población del empleo asalariado como única forma de sustento material. Y aquí la Renta Básica Universal es la propuesta más acabada y solvente que tenemos. No en vano se trata de redefinir qué signífica el trabajo y qué papel puede tener el salario.
Otro escollo prácticamente insalvable para los keynesianos de izquierdas es la consideración del nivel estato-nacional como lugar privilegiado para la política económica. Es evidente que la apuesta de los keynesianos por la redistribución y la reforma fiscal es correcta a grandes rasgos, pero hay muchas dudas sobre la escala de los programas redistributivos y fiscales de que requiere la situación actual. Los marcos nacionales apenas alcanzan a contener una parte de las estructuras económicas actuales. Entre otras cosas el ciclo neoliberal ha supuesto una fuerte aceleración y profundización de la división internacional del trabajo, en nuestro caso en el marco europeo, en la que a partir de especializaciones relativas, los distintos territorios se han integrado en circuitos económicos compartidos. Esto va más allá de una visión placentera de la globalización como un espacio de intercambio que nos impone unas normas que están fuera de discusión. Afecta de lleno a las estructuras de clase y de dominación que hoy se encuentran empotradas en esas mismas relaciones transnacionales. No es algo ni mucho menos nuevo. Desde hace siglos el poder capitalista ha utilizado su capacidad para controlar las redes transnacionales a fin de recomponerse y aislar las experiencias de transformación en el interior de las fronteras nacionales, donde en en el medio plazo han podido derrotarlas. Pero hoy, cuando las relaciones de integración económica transnacional son más profundas que nunca, apostar por el Estado nación es simplemente mutilar la intensidad de la lucha de clases y desactivar el potencial transformador de cualquier programa económico en la forma de una serie de parches temporales, inestables y localizados en un marco (el Estado nación) demasiado estrecho.

Además estas determinaciones no afectan sólo a las relaciones entre “países desarrollados”. Las posiciones keynesianas de izquierdas, como las de la socialdemocracia clásica, aspiran a un reforzamiento de los mercados de trabajo internos mediante un control de los flujos de trabajo migrante lo que ofrece ventajas a la fuerza de trabajo local en la negociación colectiva. Este planteamiento, cuando nuestro actual régimen de fronteras provoca la muerte de miles de trabajadores migrantes, es moralmente dudoso pero, además, es económica y políticamente indeseable. Un reforzamiento del régimen de fronteras actual no va a hacer que desciendan las llegadas de migrantes sino que estos vivan en nuestros países en un estado de clandestinidad e ilegalidad, desposesión de derechos y temor, que se transforma inmediatamente en salarios más bajos para ellos y para los trabajadores locales. Paradójicamente lo que resulta destruido es la supuesta coherencia de los mercados de trabajo nacionales. Frente a esta limitación voluntaria, y derrota casi segura, que supone encerrarse en el Estado nación, y lejos de acatar las normas que dicta el orden neoliberal global, se trata de politizar la esfera trasnacional. Básicamente esto consiste en localizar los elementos de conflicto y redistribución allí donde están las clases dominantes y los elementos de igualdad entre las poblaciones a uno y otro lado de las fronteras. Se trata, al fin y al cabo, de llevar el combate entre democracia y neoliberalismo a su máxima intensidad, aquella que de verdad puede producir una salida al atolladero social y económico en el que llevamos sumidos desde hace ya demasiado tiempo

http://blogs.publico.es/contraparte/2014/10/17/en-podemos-el-debate-tambien-es-economico-problemas-con-una-salida-keynesiana-de-izquierdas/

Esteban


Un Artículo en que se habla, por un lado, del Keynesianismo sin nombrar los elementos centrales, la incertidumbre y las expectativas, y por el otro se trata el marxismo fijándose únicamente en la teoría marxiana de la acumulación y la LTGD...casi un siglo de avances en la Economía marxista (no marxiana, claro) ignorados, empezando por Kalecki, Steindl, Sweezy, Okishio...¿flojete eh? Me esperaba poder debatir y compartir perspectivas de dos escuelas que técnicamente convergen en bastantes puntos, pero que políticamente no se ponen de acuerdo en sus prescripciones, debido a su diferente opinión frente a las esferas institucionales. 

Como niños pequeños...http://www.youtube.com/watch?v=2JyDpoug6tc