traductor

martes, 21 de abril de 2015

Com reactivar la cooperació per al desenvolupament global




How to revive global development cooperation
Com reactivar la cooperació per al desenvolupament global

A Global Marshall Plan.Reinert y Jomo



La visión de Marshall ofrece importantes lecciones para los líderes del mundo que buscan acelerar el desarrollo de hoy, a partir de la necesidad de revertir los efectos del Consenso de Washington en el desarrollo y las economías en transición - efectos que se asemejan a las del Plan Morgenthau. Algunos países - incluyendo grandes economías como China e India, que han protegido a largo industria nacional - han estado en una mejor posición para beneficiarse de la globalización económica. Otros han experimentado un descenso del crecimiento económico y de bienes per cápita de ingresos, ya que su industria y capacidad agrícola han caído, especialmente en las últimas dos décadas del siglo pasado.
Es hora de aumentar la capacidad productiva economías pobres y el poder adquisitivo, como ocurrió en Europa en la década después del discurso de Marshall. Visión de Marshall de que tal desarrollo económico compartido es la única manera de crear una paz duradera sigue siendo tan cierto como siempre.



La única alternativa fue re-industrialización. Menos de tres meses después, el Secretario de Estado George Marshall hizo su histórico discurso en la Universidad de Harvard que anuncia el cambio de política. Alemania y el resto de Europa iban a ser re-industrializados, declaró, entre otras cosas mediante intervenciones estatales de mano dura, como los derechos de alta, cuotas y prohibiciones a la importación. El libre comercio sólo sería posible después de la reconstrucción, cuando los países europeos podrían competir en los mercados internacionales.
Marshall hizo otros tres puntos importantes en su breve discurso. En primer lugar, al señalar el papel que el desglose del comercio entre las zonas urbanas y rurales jugó en la desaceleración económica de Alemania, recordó una visión económica europea de siglos de antigüedad: todos los países ricos tienen ciudades con un sector manufacturero. "El remedio", Marshall explicó, "se encuentra en ... restablecer la confianza de los ciudadanos europeos", por lo que "el fabricante y el agricultor" serían "capaces y dispuestos a intercambiar sus productos para las monedas, el valor inalterable de que no es abrir a la pregunta ".
En segundo lugar, Marshall sostuvo que las instituciones participativas surgen de progreso económico, no al revés - lo contrario de la sabiduría convencional de hoy. Como él mismo dijo, de la política de "propósito debe ser la reactivación de una economía estable en el mundo, a fin de permitir el surgimiento de condiciones políticas y sociales en las que puedan existir instituciones libres".
En tercer lugar, Marshall hizo hincapié en que la ayuda debe ser integral y estratégica, con el fin de impulsar el progreso y el desarrollo real. "Este tipo de asistencia", declaró, "no debe ser de una manera fragmentada como se desarrollan diversas crisis. Cualquier ayuda que este gobierno puede hacer que en el futuro debe proporcionar una cura, en lugar de un mero paliativo ".

La experiencia alemana, los pactos. J.Möller

Joachim Möller, director del Instituto de Investigación del Empleo del Gobierno de Alemania





Alemania ha vencido al paro y al déficit gracias a grandes pactos: ahora tenemos que invertir en infraestructuras como las españolas. Tengo tres hijos y una es ingeniera eléctrica. Colaboro con la Fundació La Caixa

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20150420/54430722246/la-contra-joachim-moller.html

"Al parado hay que exigirle y apoyarle al mismo tiempo"



Gobierno abierto: Transparencia, apertura de datos y participación ciudadana

image
  • Las personas en el centro. Tanto las personas trabajadoras como las personas y entidades receptoras de servicios públicos deben ser parte activa en los procesos de rediseño, mejora, creación de nuevos servicios... Es clave tener la experiencia de las personas usuarias, conocer sus necesidades reales, experimentar y testar para simplificar y facilitar el acceso y uso de los servicios por parte de todas las personas.
    http://www.novagob.org/pages/view/117655/4-hacia-el-gobierno-abierto-transparencia-apertura-de-datos-y-participacion-ciudadana
  • Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. Modificación de las leyes vigentes (nacional y autonómicas), en materia de transparencia, de manera que éstas también obligen a publicar la información sobre los resultados de las auditorías de contrato, así como las comparativas del presupuesto de licitación, la oferta económica del adjudicatario y el precio final del contrato que será el correspondiente al del coste incurrido auditado.
  • Transparencia, apertura de datos y mecanismos de control. Aplicación de los estándares más elevados de información pública proactiva y mecanismos para que los ciudadanos puedan identificar la información relevante. Política general de Apertura de Datos (“Open Data”). Limitación al mínimo de excepciones a facilitar información pública, sometiendo las negativas a un mecanismo expeditivo e independiente de recurso. Transparencia, en especial, en procesos normativos, de diseño, ejecución y evaluación de políticas públicas, de contratación y subvenciones. Garantías de independencia de los órganos de control y órganos sancionadores de la Administración.
  • Transparencia con la ciudadanía. Explicar a los ciudadanía todos los programas desarrollados por la Administración en los medios de comunicación que dispone la Administración, periódicamente, de manera resumida, con lenguaje coloquial, y haciendo uso de las tecnologías de la información y del conocimiento. Control mediante un órgano independiente con participación ciudadana.
  • Fomentar la participación de todos. Crear oportunidades de debate público evitando los sesgos habituales: tasa de asistencia muy baja, homogeneidad socio-económica y generacional de los asistentes. Para evitarlos, se pueden organizar debates tanto presenciales como on-line mediante redes sociales. Estos mecanismos tienen que venir acompañados de un trabajo de pedagogía ciudadana para recordar la importancia del debate público. 
  • Línea abierta a la ciudadanía: desarrollo de sistemas de "participación ciudadana 2.0".Mediante el uso de tecnologías sociales que genere comunidades virtuales que ponga en contacto representantes políticos, empleados públicos, ciudadanía y a otos agentes sociales. La plataforma debe premitir la interacción, la elaboración de propuestas, su valoración, su evolución. Servirá para la rendición de cuentas, agradecimiento y reconocimiento a la ciudadanía que contribuye a mejorar la acción pública.
  • Política común en el desarrollo de la sociedad de la información, agendas digitales y smart cities en todo el territorio español, sin diferenciar administraciones. Programas comunes, ayudas comunes y armonización de pliegos y soluciones para el desarrollo de plataformas tecnológicas horizontales para el control y supervisión de las ciudades.
  • La conexión e interoperabilidad de la información de todas las Administraciones Públicas. Salvaguardando la protección de los derechos fundamentales y la normativa en materia de datos, para evitar tener que aportar en los distintos procedimientos documentación que la Administración, en conjunto, ya posee.
  • Auditoría de contratos en procedimientos de adjudicación abiertos. Transparencia en los sobrecostes. Aplicación de la auditoría de contratos en todos los modificados del contrato inicial y en los contratos complementarios de éste que hayan sido adjudicados en procedimientos abiertos, para garantizar la transparencia de los sobrecostes del contrato.
  • Trabajar en la renovación del lenguaje administrativo. Promover un lenguaje mucho más claro y próximo a la ciudadanía y a la función pública que lo maneja diariamente, dando mayor apoyo a las unidades de codificación.
  • Implementar el Balance del Bien Común. Uno de los principales balances que deben hacer todas las organizaciones y más las políticas es el balance social. El Balance del Bien Común (BBC) apoyado en la matriz del Bien común es una de las mejores herramientas que pone la Economía del Bien Común (EBC) en nuestras manos.
  • Revisión de la normativa vigente en materia de participación ciudadana, para adaptarla a los nuevos enfoques "2.0": Los sistemas de participación ciudadana implementados en muchas de nuestras ciudades y pueblos han servido para atender la interlocución de los gobiernos con los principales actores sociales; pero la evolución de nuestras sociedades y las posibilidades que nos ofrecen las tecnologías han puesto de manifiesto la necesidad de revisar las estructuras de participación ciudadana, para dar entrada a la ciudadanía de forma activa en los procesos de decisión y elaboración de políticas públicas utilizando nuevos métodos, nuevos procesos y otros canales. Se hace necesaria la revisión en profundidad de muchas normas, reglamentos, etc. para actualizar los sistemas de participación y alinearlos con los nuevos enfoques.

lunes, 20 de abril de 2015

La ciencia económica de antaño

La ciencia económica de antaño

Durante los últimos años, las ideas económicas innovadoras, lejos de ayudarnos a encontrar una solución, han sido parte del problema


http://economia.elpais.com/economia/2015/04/17/actualidad/1429282443_908712.html?hc_location=ufi
Estados Unidos aún no se ha recuperado del todo de las consecuencias de la crisis financiera de 2008. No obstante, parece justo afirmar que hemos reconquistado una buena parte del terreno perdido, aunque ni mucho menos todo.
Sin embargo, no se puede decir lo mismo de la eurozona, donde el PIB real per cápita sigue siendo inferior al de 2007 y, como mínimo, es un 10% más bajo de lo que se esperaba a estas alturas. Es peor que la trayectoria europea durante la década de 1930.
¿Por qué le ha ido tan mal a Europa? Durante las últimas semanas, he visto varios discursos y artículos que dan a entender que el problema radica en que nuestros modelos económicos no son los adecuados; que tenemos que replantearnos la teoría macroeconómica, puesto que no ha sido capaz de ofrecernos unas directrices útiles durante la crisis. Pero, ¿es esto lo que ha sucedido en realidad?
EE UU ha reconquistado una buena parte del terreno perdido tras el estallido de la crisis, aunque ni mucho menos todo
No, no lo es. Sí es cierto que pocos economistas previeron la crisis. Pero, desde entonces, el secretito nada indecente de la economía es que los modelos básicos de los libros de texto, que plasman un punto de vista sobre las recesiones y las recuperaciones que les habría resultado familiar a los estudiantes de hace medio siglo, han funcionado muy bien. El problema es que los responsables políticos europeos decidieron rechazar esos modelos básicos y optar por unos planteamientos alternativos que eran innovadores, estimulantes y completamente equivocados.
He vuelto a consultar los debates económicos posteriores a 2008 y lo que llama la atención a partir de 2010 es que empezó a producirse una enorme divergencia en el modo de pensar de Estados Unidos y de Europa. En Estados Unidos, la Casa Blanca y la Reserva Federal se han mantenido generalmente fieles a la economía keynesiana habitual. El Gobierno de Obama desperdició mucho dinero y esfuerzos para conseguir lo que dio en llamarse Gran Pacto presupuestario, pero siguió creyendo en la noción recogida en los libros de texto de que el gasto deficitario es, en realidad, algo bueno en momentos de depresión económica. Por otra parte, la Reserva no escuchó las amenazadoras advertencias acerca de que estaba “degradando el dólar”, y se mantuvo fiel a la idea de que su política de no subir los tipos de interés no generaría inflación mientras la tasa de paro siguiese alta.
En Europa, en cambio, los responsables políticos estaban dispuestos a tirar por la ventana la economía de los libros de texto, y deseosos de hacerlo, en favor de otros puntos de vista nuevos. La Comisión Europea, cuya sede se encuentra en Bruselas, se aferró de buena gana a las supuestas pruebas que respaldaban la “austeridad expansiva”, y rechazó el argumento clásico favorable al déficit, para optar por la idea de que recortar el gasto en momentos de depresión económica en realidad genera empleo, ya que hace aumentar la confianza. Mientras tanto, el Banco Central Europeo se tomaba a pecho las advertencias sobre la inflación y, en 2011, subía los tipos de interés, a pesar de que el paro seguía estando muy alto.
Puede que los responsables políticos europeos creyesen que estaban mostrando una apertura a las nuevas ideas económicas digna de elogio, pero los economistas a los que decidieron escuchar eran aquellos que les decían lo que querían oír. Trataron de justificar las estrictas medidas que, por razones políticas e ideológicas, estaban decididos a imponer a los países deudores; encumbraron a economistas, como Alberto Alesina, Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff, todos de Harvard, que parecían ofrecerles la justificación que necesitaban. Sin embargo, resultó que todos esos nuevos estudios contenían fallos muy graves, de un tipo u otro.
Y mientras las nuevas ideas se estrellaban y ardían, la economía de antaño cobraba cada vez más fuerza. Puede que algunos lectores recuerden la cantidad de burlas que hubo hacia las predicciones de los economistas keynesianos, yo entre ellos, que decíamos que los tipos de interés se mantendrían bajos aunque el déficit presupuestario fuese enorme; que la inflación seguiría estando controlada aunque la Reserva Federal comprase grandes cantidades de bonos; que los recortes drásticos del gasto público, lejos de generar un boom económico debido a la confianza, hundirían todavía más el gasto privado. Pero todas estas predicciones se cumplieron.
La cuestión es que es un error afirmar, como hacen muchos, que la política fracasó porque la teoría económica no brindó a los responsables políticos la orientación que necesitaban. En realidad, la teoría ofrecía unas directrices excelentes, si los políticos hubiesen estado dispuestos a escucharlas. Por desgracia, no lo estaban.
Y siguen sin estarlo. Si quieren sentirse deprimidos de verdad en relación con el futuro de Europa, lean el artículo de opinión de Wolfgang Schäuble, el ministro de Economía de Alemania, que publicó el miércoles el Times. Representa un rechazo absoluto de todo lo que sabemos acerca de la macroeconomía, de todos los conocimientos que se han visto confirmados por la experiencia europea de los últimos cinco años. En opinión de Schäuble, la austeridad genera confianza, la confianza crea crecimiento y, si no funciona así en su país, es porque no lo están haciendo bien.
Pero volvamos al asunto de las nuevas ideas y la función política que desempeñan. En general, resulta difícil rebatir las nuevas ideas. Sin embargo, durante los últimos años, las ideas económicas innovadoras, lejos de ayudarnos a encontrar una solución, han sido parte del problema. Nos habría ido mucho mejor si nos hubiésemos quedado con la macroeconomía de antaño, que está mejor que nunca.
Paul Krugman es profesor de Economía de la universidad de Princeton, y premio Nobel de Economía de 2008.




......
“El gran economista”, escribe Keynes, “debe poseer una rara combinación de dotes (…) Debe ser matemático, historiador, estadista y filósofo (en cierto grado). Debe comprender los símbolos y hablar con palabras corrientes. Debe contemplar lo particular en términos de lo general y tocar lo abstracto y lo concreto con el mismo vuelo de pensamiento. Debe estudiar el presente a la luz del pasado y con vistas al futuro. Ninguna parte de la naturaleza del hombre debe quedar por completo fuera de su consideración. Debe ser simultáneamente desinteresado y utilitario: tan fuera de la realidad y tan incorruptible como un artista, y sin embargo, en algunas ocasiones, tan cerca de la tierra como el político
:..

Así cambió la economía el mundo. S.Nasar


Así cambió la economía el mundo

La escritora Sylvia Nasar narra en ‘La gran búsqueda’ las controversias entre los grandes ideólogos financieros de la Historia y su impacto real en la vida de la gente



John Maynard Keynes, uno de los grandes protagonistas del libro 'La gran búsqueda', en 1940. / TIM GIDAL (GETTY)
Durante las décadas de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado se desarrolló una gran polémica, hoy totalmente olvidada, entre economistas de uno y otro lado del océano. Se la denominó la controversia entre los dos Cambridges, pues enfrentó a científicos sociales del Cambridge británico con los del Cambridge de Massachusetts (EE UU). Unos y otros (gente tan importante como Joan Robinson, Paul Samuelson, Robert Solow, Franco Modigliani, Michal Kalecki, Nicholas Kaldor,…) eran keynesianos en una u otra medida, pero pasaron años enfrascados en una teoría sobre el capital.
La historia del pensamiento económico es la historia de sus controversias. A través de ellas se ha avanzado en los dos últimos siglos y medio, desde que se considera la Economía como una ciencia social. Un periodo en el que la teoría ha pasado de ocuparse básicamente de lo que no podía hacerse a lo que debe hacerse para mejorar, para llegar a la buena vida de los ciudadanos. La gran búsqueda, de la escritora y periodista estadounidense de origen alemán Sylvia Nasar (editorial Debate) es un fantástico relato de cómo la Economía ha cambiado el modo de vida de los habitantes del planeta, a través de las ideas. Marshall o Keynes, dos de las cimas de ese pensamiento durante el siglo XX, destacaron el papel de la Economía moderna como organón, lo que significa herramienta; más que un conjunto de verdades es un motor de análisis diseñado para alcanzar la verdad, un instrumento que nunca será perfecto sino que requiere continuas mejoras, adaptaciones e innovaciones para ejercer su función.
Keynes, que fue discípulo de Marshall, entendía la economía como “un aparato de la mente” cuyo cometido, como cualquier otra ciencia social, es analizar el mundo y aprovechar al máximo sus posibilidades; un instrumento del conocimiento que permite resolver lo que el genial economista de Cambridge denominó “el problema político de la humanidad”, la combinación de tres principios: la eficiencia económica, la justicia social y la libertad individual.
La escritora y periodista estadounidense Sylvia Nasar es la autora de 'La gran búsqueda'.
Liberales frente a intervencionistas, hayekianos frente a keynesianos, malthusianos frente a quienes no lo eran, marxistas contra liberales e intervencionistas, keynesianosbastardos (de derechas) frente a keynesianos de izquierdas, postkeynesianos frente a partidarios de una síntesis neoclásica y keynesiana, friedmanitas, neoconservadores, partidarios de la regulación, fabianos, socialistas, schumpeterianos… de todos estos debates se salió avanzando. Hay multitud de ejemplos en La gran búsqueda. Por ejemplo, en los años treinta, marcados por la Gran Depresión, a falta de una teoría satisfactoria sobre la crisis, los economistas ingleses se dividieron en dos bandos y preanunciaron la madre de todas las batallas: un grupo partidario de la intervención, liderado por Keynes, y por el llamado Cambridge Circus, en el que estaban algunos de sus discípulos más dilectos que coquetearon con el marxismo como doctrina y con el comunismo como sistema político: Piero Sraffa, Joan Robinson, Richard Kahn (que ha vuelto a la actualidad por una polémica muy actual, que ha emergido del Fondo Monetario Internacional: el papel del multiplicador keynesiano). Es muy curioso cómo Keynes, que era un liberal a la antigua usanza, más cercano a la aristocracia que a la burguesía, que despreciaba al Partido Laborista y ponía a la URSS en el mismo saco que a la Alemania fascista y que odiaba a Stalin, fue tan condescendiente con el izquierdismo marxista de algunos de sus colaboradores. Tendía a ver el fanatismo de los jóvenes economistas simpatizantes con la URSS como una excentricidad inofensiva en fase pasajera. No pensaba que la ideología debiera ser un obstáculo para la amistad o la investigación y, en todo caso, admiraba el idealismo y el valor de estas personas. En 1939 escribió: “En la política de hoy no hay nadie que valga la pena fuera de las filas de los liberales, salvo la generación de comunistas intelectuales de menos de 35 años”. Aunque estuvieran engañados, eran “un material magnífico”, demasiado bueno para no ser aprovechado.
El otro grupo de economistas ingleses, el de los liberales partidarios de la no intervención en la economía (las recesiones se curan solas), estaban relacionados con la London School of Economics, encabezados por Lionel Robbins, molestos por la hegemonía de Cambridge en el pensamiento económico. Robbins, que fichó a Von Hayek para sus filas, quería convertir la London School (fundada y subvencionada por los fabianos, una especie de socialistas utópicos) en “la contrapartida liberal del colectivismo de Cambridge”. La presencia de economistas en uno u otro grupo fue bastante móvil, dependiendo de las circunstancias, aunque los dos jefes de filas fueron Keynes y Hayek.
El primero, alrededor de cuya obra gira casi siempre la toma de posición de los demás, es el astro transversal de La gran búsqueda. Cuando muere su maestro, Alfred Marshall, escribe una necrológica de lo que Keynes considera un buen economista, que sigue vigente hoy. “El gran economista”, escribe Keynes, “debe poseer una rara combinación de dotes (…) Debe ser matemático, historiador, estadista y filósofo (en cierto grado). Debe comprender los símbolos y hablar con palabras corrientes. Debe contemplar lo particular en términos de lo general y tocar lo abstracto y lo concreto con el mismo vuelo de pensamiento. Debe estudiar el presente a la luz del pasado y con vistas al futuro. Ninguna parte de la naturaleza del hombre debe quedar por completo fuera de su consideración. Debe ser simultáneamente desinteresado y utilitario: tan fuera de la realidad y tan incorruptible como un artista, y sin embargo, en algunas ocasiones, tan cerca de la tierra como el político”.


http://cultura.elpais.com/cultura/2013/01/03/actualidad/1357244377_867052.html

Matematicos,genios,premios y ciencia económica

En el verano de 2006, Grigori Perelman se convirtió en el científico más famoso del mundo. Tenía que viajar a Madrid para recibir la medalla Fields durante el Congreso Mundial de Matemáticas que se iba a celebrar en agosto, pero nadie lograba encontrarlo. Cuando la periodista Sylvia Nasar (Rosenheim, Alemania, 1947) escuchó la historia dejó todo para dedicarse a encontrar al genio ruso que había resuelto la conjetura de Poincaré. Sospechaba que su desaparición solo podía significar una cosa: iba a rechazar el mayor reconocimiento que puede recibir un matemático. Nasar contó su proyecto al editor del New Yorker que acabó de engancharse al relato cuando supo que un matemático chino, ahora profesor en la Universidad de Harvard (EE UU), reclamaba parte del mérito de Perelman. Después de viajar a China y acechar al matemático en San Petersburgo durante días, “cuando ya había gastado 20.000 dólares del New Yorker y pensaba abandonar”, logró encontrar el refugio de aquel genio supuestamente loco que se negaba a contar su historia.
http://elpais.com/diario/2010/10/03/domingo/1286077953_850215.html
SYLVIA NASAR | AUTORA DEL LIBRO "UNA MENTE MARAVILLOSA"

“Las historias falsas de matemáticos atraen a más jóvenes que Euclides”

http://elpais.com/elpais/2015/04/17/ciencia/1429263219_469998.html


En 2006, había gastado más de 20.000 dólares en encontrar a un matemático cuando decidió abandonar la búsqueda
“Creo que finalmente decidió hablar conmigo, además de porque teníamos una traductora preciosa y encantadora, porque estaba interesado en John Nash”, contaba ayer Nasar en la Residencia de Estudiantes, donde unas horas después habló sobre los nerds como estrellas del rock en un acto organizado por el Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT). Unos años antes ella había escrito Una mente maravillosa, la biografía de John Nash, un matemático esquizofrénico que se ajusta incluso mejor que Perelman a la pauta de extrema brillantez y falta de equilibrio mental. “No he leído el libro, pero vi la película”, reconoció el ruso en un gesto de normalidad que refuerza la impresión de Nasar la primera vez que le vio: “Tenía las uñas y el pelo largos, pero llevaba un traje y mocasines italianos, no era un eremita que se ocultaba en el bosque, pese a lo que se había escrito”.
La dimensión del logro de la periodista se puede valorar aún mejor si se tiene en cuenta el fundamentalismo con que el matemático rechazaba todo tipo de reconocimiento público. En 2010, el Instituto Clay de Matemáticas anunció que su resolución de la conjetura de Poincaré cumplía los requisitos para recibir el millón de dólares que esta institución se comprometió a otorgar a quienes resuelvan alguno de los problemas del milenio. Perelman lo rechazó.
Pregunta. ¿Por qué interesa tanto un tipo como Grigori Perelman?
Respuesta. No venir es lo que le hizo famoso. Tanto como resolver la conjetura de Poincaré. Tiempo después, el presidente de la Fundación Clay me llamó cuando le iban a dar el premio para que hablase con él. Yo sabía que lo iba a rechazar, porque había rechazado la medalla Fields, pero le dije que lo aceptase, por hacerle un favor a su madre. Pero le dio igual. Es lo que le hace fascinante para la gente. Hay una tradición de artistas, de gente que rechaza la sociedad, que son más puros que el resto de nosotros. Añade misterio. Además, admiramos a gente que puede rechazar cosas a las que nosotros no podemos ni imaginar aspirar.
P. Pero, ¿todos los genios tienen algo de locos?
En matemáticas puedes hacer cosas maravillosas cuando aún eres adolescente y eso les da romanticismo 
R. Hay muchos genios creativos que son como el banquero de al lado. John von Neumann era un poco así. Hablaba y tenía el aspecto de un banquero. Hay muchos ganadores de la medalla Fields o del Nobel y pocos son conocidos. Muy pocos despiertan ese interés fuera de su campo. Estamos interesados en gente que gana carreras, en los grandes deportistas, pero los que se convierten en megaestrellas suelen tener otra historia particular que los eleva sobre otros que tienen logros similares. Terence Tao ganó también la Fields el año de Perelman, pero pocos le conocen. Es un chico muy simpático, pero no se adapta a esa imagen del genio. Es muy normal.
P. El fenómeno de convertir a los nerds, a los empollones, en estrellas, ¿es moderno?
R. Hay un elemento atemporal. Siempre nos ha interesado la gente inusual, aunque hay elementos modernos. Vivimos en una sociedad de la información, así que las matemáticas y las ciencias relacionadas están directamente conectadas con otro tipo de éxitos como el éxito financiero y tienen un vínculo con nuestra vida diaria. Si piensas por ejemplo en Jim Simons, es un matemático que aunque no ha ganado la medalla Fields ha hecho aportaciones relevantes en geometría y tiene un fondo de inversión que está entre los más exitosos del mundo y está entre los 100 millonarios de la lista Forbes. Estas artes esotéricas como las matemáticas están asociadas a la riqueza.
Ahora las matemáticas y los matemáticos están asociados al éxito financiero 
P. Admiramos a los nerds, pero ¿queremos ser como ellos? ¿Esta imagen del genio poco adaptado socialmente, como Perelman o Nash, es positiva para los jóvenes a la hora de hacer atractivas las matemáticas?
R. Lo que me sorprende de la película Una mente maravillosa es que fueron muchos chavales jóvenes a verla. Y no fueron porque tuviesen interés en la enfermedad mental o ni siquiera en las matemáticas. Fueron atraídos por la imagen de Rusell Crowe en camiseta, y por sus amigos, estos jóvenes que se divertían y ligaban y no obedecían a convenciones. Creo que muchas de las historias exageradas o incluso falsas que se cuentan sobre matemáticos han hecho más por atraer a los chicos a las matemáticas que la geometría de Euclides. Interesa la acción, ser un ganador y ser joven. En el arte, cuando reconocen tu trabajo, ya estás en la mediana edad. En matemáticas y otras ciencias teóricas puedes hacer cosas impresionantes cuando aún eres un adolescente. Creo que es parte del romanticismo de estas historias.
P. ¿Cree que en realidad, pese a que renieguen de la fama, estos genios disfrutan de que se cuente su historia?
R. Hay un deseo universal de contar la historia propia, y ellos también lo tienen. Pero creo que son reticentes a hacerlo por una negación del yo, como los santos. Rechazar premios y reconocimiento es otro superpoder que produce admiración. Si lees cualquier relato de los encuentros de occidentales como H. G. Wells o Bernard Shaw con Stalin en Rusia, después de las purgas y las hambrunas, todos destacan su modestia, la austeridad de su vestido, de su comida, que no tiene riqueza personal. La idea de la persona santa que rechaza los placeres del mundo. Creo que la gente aspira a eso. Es un punto de honor para ellos. Nash una vez me escribió una nota, cuando ya había logrado un contrato para escribir el libro, en la que me dijo que iba contra sus principios buscar notoriedad personal y nunca cooperó con Una mente maravillosa, ni con el libro ni después con la película. Solo nos hicimos amigos cuando el libro se había publicado. Creo que lo que les importa de verdad y casi exclusivamente, tanto a Perelman como a Nash, es el respeto de los pocos que consideran sus iguales, los grandes matemáticos.
Rechazar premios y reconocimiento es otro superpoder que produce admiración
P. ¿A Nash le gustó la película?
R. Sí. Ron Howard [el director] hizo un pase especial que vio Nash, y cuando le pregunté qué le había parecido dijo tres cosas. Que no era aburrida, porque a él casi únicamente le gustan las películas de acción con montajes muy rápidos. En segundo lugar, le gustaba que tenía sentido del humor; él tiene un gran sentido del humor. Y en tercer lugar, dijo que le gustó porque Russell Crowe se parecía a él. Me sorprendió, pero otro día Howard hizo un pase para estudiantes de cine de la Universidad de Nueva York y allí había también un grupo de matemáticos, que después de ver la película se acercaron a Howard para decirle que John Nash se parecía mucho a Russell Crowe cuando era joven.
P. Usted también escribió otro libro sobre economistas, La gran búsqueda, en el que da una visión bastante positiva sobre el efecto que ha tenido esta disciplina en el bienestar de la humanidad. Después de todo lo que se ha vivido en España, hay mucha gente que ve la economía como una ciencia defectuosa que además se equivoca siempre a favor de los poderosos. ¿Qué le parece este punto de vista?
R. Creo que eso se contradice con los hechos. La mayor parte de los economistas ahora son muy críticos con Angela Merkel y el BCE por sus políticas hacia España. La mayor parte de los economistas, tanto conservadores como de izquierdas, están del lado de tomar medidas más expansivas y antirrecesivas y a favor de la condonación de deuda. Los dos grandes economistas del siglo pasado, John Maynard Keines e Irving Fisher, propusieron la condonación de la deuda y las políticas de estímulo en los años 20 y 30. La gente que trata de decir que la economía es simplemente otra ideología como el marxismo, no entiende la historia o lo que la gente está diciendo hoy. Además, toda la gente que ha llamado la atención sobre la importancia de la igualdad es economista: Paul Krugman, Thomas Piketty…
Creo que en general el conocimiento económico mejora la vida de la gente.
La gente que critica la economía y dice que no es una verdadera ciencia porque se desconocen muchas cosas, no conoce lo que es la ciencia, porque hay muchas lagunas en otras disciplinas y cada una es diferente del resto. La meteorología, por ejemplo. Nadie va por ahí diciendo que es una pseudociencia porque la gente subestimó el huracán Sandy. Es una ciencia joven, pero lo que hace economía una ciencia es que es acumulativa. Sabemos más ahora que en 1870 y la economía tiene muchas más aplicaciones prácticas. Además, una ciencia es una herramienta en cualquier ámbito para diseccionar grandes problemas inabarcables, como la desigualdad o el crecimiento, en muchos problemas más pequeños que se pueden afrontar y resolver.
Creo que en general el conocimiento económico mejora la vida de la gente. Es como conocer que los gérmenes causan enfermedades y que lavándote las manos puedes evitar la gripe. Una comprensión básica de la economía ayuda a evitar muchos errores. Me gustaría que Angela Merkel supiese más. Sé que su problema es político, pero creo que eso es en parte porque por la ignorancia general de la economía aparecen otros problemas. Pasé el año pasado en Alemania y para ellos la ayuda fiscal y la relajación monetaria para beneficiar a España parece una invitación a que se siga gastando demasiado. Lo que no entienden, y es lo que Keynes y Fisher nos descubrieron, es que todos estamos en el mismo barco. Así que aplicando la disciplina más dura también se van a herir a ellos. En EE UU, donde está el origen de esta crisis, se ha superado mejor que Europa porque se siguieron políticas clásicas de expansión keinesianas. Europa ignoró las lecciones de los años 30 y lleva estancada muchos años, no solo los países del sur, también Francia o Alemania.

domingo, 19 de abril de 2015

Por qué importa el progreso social IPS



Cambridge.
El crecimiento económico ha sacado de la pobreza a millones de personas y mejorado las vidas de muchas más durante el último medio siglo. Sin embargo, resulta cada vez más evidente que un modelo de desarrollo humano basado únicamente en el progreso económico es incompleto. Una sociedad que no logra atender a las necesidades humanas básicas, equipar a los ciudadanos para mejorar su calidad de vida, proteger el medioambiente y brindar oportunidades a muchos de sus ciudadanos no puede ser considerada exitosa. El crecimiento inclusivo exige tanto el avance económico como el social.
Los problemas de centrarse solo en el PIB son evidentes en los hallazgos del Índice de Progreso Social 2015 (IPS), lanzado el 9 de abril. El IPS, creado junto con Scott Stern, del MIT, y Social Progress Imperative, organización sin fines de lucro, mide el desempeño de 133 países en varias dimensiones sociales y medioambientales. Es el marco más integral desarrollado para registrar el progreso social y el primero en medirlo independientemente del PIB.
El IPS considera 52 indicadores de desempeño social para los países y ofrece una herramienta práctica para que los gobiernos y líderes empresariales cuenten con una referencia del desempeño de los países y puedan priorizar las áreas que más necesitan mejoras sociales. El IPS proporciona entonces una base sistemática y empírica para guiar las estrategias en pos del crecimiento inclusivo.
Los datos revelan algo que no sorprende demasiado: muchos aspectos del progreso social suelen mejorar con el crecimiento del empleo. Los países más adinerados, como Noruega (que detenta el primer lugar en el IPS de este año), habitualmente logran mejores resultados sociales que aquellos con menores ingresos.

No obstante, un hallazgo sorprendente es que el PIB dista de ser el único determinante del progreso social. Costa Rica, por ejemplo, ha logrado mayor nivel de progreso social que Italia con apenas un tercio del PIB per cápita italiano.
Y Costa Rica no es un caso aislado: a lo largo de toda una gama de países, desde los más adinerados a los más pobres vemos ejemplos, como los de Nueva Zelanda y Senegal, que son mucho más exitosos para traducir su crecimiento económico en progreso social que otros, como Estados Unidos y Nigeria. Muchas de las economías emergentes de rápido crecimiento, incluidas China e India, tampoco han sido capaces de lograr el nivel de progreso social que permitiría su progreso económico.
Cuando existe un desequilibrio entre el crecimiento económico y el avance social, a menudo aparecen la inestabilidad política y el descontento, como en Rusia y Egipto. Los retrasos en el progreso social también demoran el crecimiento económico en esos países y en otros que no logran ocuparse de las necesidades humanas, crear capital humano ni oportunidades para sus ciudadanos. Los países deben invertir en el progreso social, no solo en las instituciones económicas, para crear las bases adecuadas para el crecimiento económico.
Como parte de mi propia experiencia, he visto a Ruanda convertir a la inversión en progreso social –incluidos la equidad de género, la reducción del 61% de la mortalidad infantil en una sola década y el 95% de escolarización primaria– en una parte fundamental de su estrategia de desarrollo económico. El positivo desempeño económico de Ruanda hubiera sido imposible sin mejoras en esas y otras dimensiones del progreso social.
El IPS se expande
Centrarse en el progreso social de esta manera conduce a mejores estrategias de desarrollo y genera apoyo político para los pasos controvertidos que a veces son necesarios para mejorar la prosperidad. Una medición rigurosa del desempeño social, junto con los indicadores económicos tradicionales, es fundamental para iniciar el círculo virtuoso mediante el cual el crecimiento del PIB mejora el desempeño social y ambiental para impulsar un éxito económico aún mayor. Al evitar debates limitados, como el del PIB versus la desigualdad del ingreso, el IPS proporciona una herramienta fundamental con la cual desarrollar una agenda viable que se ocupe exactamente de eso.
El interés por el IPS ha crecido exponencialmente desde su fase de prueba en 2013. Sus hallazgos se están compartiendo en todo el mundo con millones de ciudadanos y eso lo convierte en una herramienta que les permite responsabilizar a sus líderes.
Además, se están implementando iniciativas estratégicas para impulsar mejoras del progreso social en más de 40 países. Paraguay, por ejemplo, adoptó al IPS para guiar su plan de desarrollo nacional inclusivo para 2030. Este índice no solo se usa a nivel nacional, también es empleado por las autoridades regionales y municipales. Algunos estados como el de Pará en Brasil, junto con ciudades como Bogotá y Río de Janeiro en Latinoamérica y Somerville en el Estado de Massachusetts, EE. UU., han comenzado a usar el IPS como medida de éxito en el desarrollo.
Este año, la Comisión Europea implementará IPS regionales en toda Europa y empresas como Coca-Cola y Natura están usándolo para informar sus estrategias de inversión social y crear relaciones de colaboración con el público y sus socios privados.
El PIB ha sido la referencia del desarrollo económico durante más de medio siglo, la idea es que el IPS lo complemente (sin reemplazarlo) como un indicador fundamental del desempeño nacional. Medir el progreso social ofrece a los ciudadanos y los líderes una visión más completa del desarrollo de sus países y eso ayudará a las sociedades a tomar mejores decisiones, a crear comunidades más sólidas y a permitir que la gente viva vidas más plenas.

Desinformación económica generalizada

http://vozpopuli.com/blogs/5757-juan-laborda-desinformacion-economica-generalizada






España se debería haber integrado en la economía mundial con políticas industriales selectivas, protegiendo las industrias nacientes y regulando las finanzas nacionales e internacionales, hasta que dichas empresas fuesen lo suficientemente fuertes, que no es sinónimo de grandes, como para soportar la competencia internacional.

Si analizamos Corea, por ejemplo, observamos que además de proteger Si analizamos Corea, por ejemplo, observamos que además de proteger sus industrias, todos los bancos estaban en poder del gobierno, por lo que podía dirigir el crédito a los distintos sectores productivos. Algunos grandes proyectos fueron ejecutados directamente por las empresas estatales, bajo un enfoque pragmático, más que ideológico, en lo que respecta a la propiedad estatal de los medios de producción. Aquí en España se hizo lo contrario. Como consecuencia se produjo un intenso proceso de desindustrialización, una financiarización récord mundial, y una tercerización de la economía. Y de esa dinámica, la mayor burbuja inmobiliaria de la historia, una deuda impagable (4,3 billones de euros), y un sistema bancario inservible, cada día más sistémico.crecimiento de la productividad total de la economía está asociada positivamente con el crecimiento del producto y del empleo industrial, y negativamente correlacionado con el crecimiento del empleo fuera del sector manufacturero.

Por otro lado, la razón de la ausencia de inversión productiva es la debilidad generalizada de la actividad económica. Por mucho que mejoren los beneficios empresariales la inversión productiva no despega por falta de demanda. De nuevo volvamos a los economistas postkeyenesianos: ¡es el principio de demanda efectiva y la ecuación de Cambridge, estúpidos! De ello ya hemos hablado largo y tendido.












Leyendo los medios de comunicación patrios no salgo de mi asombro. Las noticias financieras de la mayoría de los “mass media” atribuyen la abrupta venta masiva de activos de riesgo global de este viernes a factores tan peregrinoscomo una caída de las terminales de información financiera Bloomberg o a un informe según el cual China ha ampliado la lista de acciones disponibles del gigante asiático sobre las que los inversores podrán tomar posiciones cortas, es decir, bajistas. ¡Cuántas sandeces hay que leer! Ah, se me olvidaba, como no, y a Grecia. ¡Qué osados estos griegos por negarse a pagar una deuda impagable! No les queda otra opción, salvo que quieran matar de hambre a sus ciudadanos. Pero hete aquí que el país heleno está siendo usado como comodín para explicar descensos abruptos del mercado.




















La crisis actual ha desmontado muchos mitos. Se ha cargado toda la teoría monetaria que subyacía detrás de la actitud de los bancos centrales. ¡El dinero es endógeno y los tipos de interés exógenos! ¿Tanto cuesta entenderlo? Puro análisis postkeynesiano–Hyman Minsky; Randall Wray; Steve Keen