traductor

martes, 30 de marzo de 2010

Crisis española: un guión -N.Maim

Crisis española: un guión


MOISÉS NAÍM


El jefe del Gobierno niega que la economía esté en crisis. Sus ministros y otros portavoces denuncian que hay una conspiración internacional de especuladores y medios de comunicación contra el país. Pero los problemas económicos siguen agravándose y se hace cada vez más difícil negar las dificultades. Se produce un cambio de ministros y se anuncia un nuevo plan para dinamizar la economía. El gobierno anuncia pronósticos optimistas con respecto al impacto que tendrán sus planes en el empleo, la inversión, la disminución de la deuda pública y los déficits que desestabilizan la economía. Al poco tiempo, se hace evidente que los pronósticos no se cumplirán y que, al contrario, la situación se agrava. El debate político se enardece, concentrándose en el intercambio de acusaciones acerca de quién es el culpable de la crisis. Los gobiernos anteriores, los partidos políticos, las elites económicas, ciertos grupos sociales o hasta individuos específicos son señalados. La polarización divide el país y el gobierno tiene cada vez menos sustento político para tomar decisiones difíciles.

La confusión acerca de lo que se debe hacer también complica la toma de decisiones. Proliferan las "propuestas para salir de la crisis" avaladas por una institución o un economista prestigioso. Muchas de estas propuestas son contradictorias entre sí, pero las que evitan las decisiones más duras son las mejor acogidas. El gobierno experimenta con algunos de estos paliativos que, desgraciadamente, no hacen mella en la crisis. Aumenta el conflicto social mientras sindicatos, asociaciones empresariales y grupos regionales presionan al gobierno para obtener salvaguardas, subsidios y otras medidas que disminuyan el costo que la crisis está teniendo para sus miembros. La acumulación de medidas sectoriales dificulta y pospone la adopción de soluciones nacionales y más permanentes. Al cabo de un tiempo, la realidad termina imponiéndose y el gobierno (usualmente un gobierno distinto) logra tomar las decisiones que vuelven a poner al país en la senda del crecimiento y el empleo.

¿Cuál es el país -y el gobierno- que acabo de describir? Pues esto fue exactamente lo que sucedió en los años 1990 en la Argentina de Carlos Saúl Menem, en la Malaisia de Mahathir Mohammed, en el México de Carlos Salinas de Gortari, la Rusia de Boris Yeltsin y en la Indonesia de Suharto. Y es lo que está sucediendo hoy en la España de José Luis Rodríguez Zapatero y otras naciones europeas postradas por la crisis económica. La tragedia evoluciona siguiendo un guión universal y predecible: Primer acto: negación de la crisis. Segundo acto: rabia y denuncia a especuladores, medios de comunicación y banqueros. Tercer acto: adopción de paliativos y paños calientes que nada resuelven. Cuarto acto: grave crisis económica, social y política. Quinto acto: se toman medidas que se había jurado nunca tomar.

Cuando inicialmente Rodríguez Zapatero cuestionó que España tuviese una crisis económica no hacía más que emular a Yeltsin o a Menem. Cuando su ministro de Fomento, José Blanco, dijo que "nada de lo que está ocurriendo en el mundo, incluidos los editoriales de periódicos extranjeros, es casual o inocente" y que la debilidad del euro se debía a "maniobras un tanto turbias" por parte de los "especuladores financieros" no hacía sino repetir lo que alguien tan diferente de él como el Malayo Mahathir cuando expresó que el culpable de la devaluación de la moneda de su país era "el especulador" George Soros.

Cuando la ministra Elena Salgado presenta ante los mercados financieros un plan basado en escenarios financieros que muy pronto se revelan como demasiado optimistas, está repitiendo lo que incontables ministros de economía de países en crisis han hecho para apaciguar a los mercados: presentaciones audiovisuales en vez de reformas estructurales. No fueron nada originales los dirigentes europeos cuya primera reacción fue decir que jamás aceptarían los préstamos que el Fondo Monetario Internacional (FMI) otorga con la condición que se adopten políticas que corrijan los desequilibrios económicos. Son los mismos que hoy se están tragando esas palabras y se preparan para la inminente negociación que tendrán con el FMI. Esta es la misma y humillante ruta retórica que han transitado habitualmente los reticentes clientes del FMI. Lo único nuevo es que en este caso los "clientes" son Europeos.

Es verdad que es difícil aprender de las experiencias de otros. Pero aprendiendo de otros la España de hoy podría ahorrarse mucho sufrimiento económico innecesario. La experiencia ajena le ayudaría a reconocer que sus problemas no se aliviarán mientras siga posponiendo la adopción de reformas económicas que hoy lucen remotas e inaceptables.

http://espiritualidadypolitica.blogspot.com/2010/03/las-cinco-etapas-de-la-crisis.html#comment-form


España puede ahorrarse sufrimiento si aprende del patrón universal que siguen los frenazos económicos

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Crisis/espanola/guion/elpepiopi/20100328elpepiint_7/Tes/

----------------------
comenntario:
Negar la crisis fue por dos motivos, uno para ganar tiempo, organizarse ? y dos por esperar que nos remolquen ?, esperando que pasase la tormenta de forma rápida...

Ha sido un error por culpa de un mal diagnostico, por no conocer bien la economía mundial, la historia económica mundial.

La crisis sabíamos en 2007, que era una crisis global, hace un par de decadas que estamos globalizados de forma muy rapida  en las finanzas, esta crisis es de un grado inferior a la del 29, porque  afecta a la principal economia mundial que tiene basada la arquitectura en la hegemonía del dolar y con una economia acoplada con China, acabando afectando a todo el mundo. Esta es la principal diferencia con las otras 50 y pico crisis que ha tenido el sistema capitalista (dicen que esta en el ADN del sistema, o se explica por ciclos, o por la, expansion del credito, por sobreproduccion, por deslocalizaciones, etc hay mas de 5 causas principales)


Claves historicas, en la década perdida del Japon, había un contexto caracterizado por las malas perspectivas para empresarios y consumidores que provocaban reducciones en los niveles de inversión y de consumo y con una demanda externa con una contribución negativa, el gobierno japonés aplicó una política fiscal expansiva basada en un aumento de la inversión pública en infraestructuras y transportes para impulsar la actividad del sector privado. Este hecho provocó la aparición de un abultado déficit público y la acumulación de un volumen de deuda pública muy elevada. En esta crisis en un principio también se subestimo la gravedad de la situación. 
-Para salir de su situación se recomendó acciones en: 
-con política de demanda y
-reformas estructurales
-Las políticas de demanda debían de generar un aumento de la demanda agregada, que requiere inducir un incremento del consumo e incentivar a las empresas para que inviertan mas...todo en un contexto recesivo con bajo nivel de confianza y alta incertidumbre y con un sistema financiero que requiere un bad bank. 

-Las reformas estructurales hacen necesario unos acuerdos políticos para alcanzar el consenso de las medidas a aplicar.

Dudo que los gobiernos no supieran de la magnitud de la crisis, pero sus soluciones por el momento han sido solo parches...huidas hacia adelante (mas endeudamiento) cuando la crisis al ser global requiere de soluciones globales, no de medidas puntuales keynesianas que solo sirven en economías mas pequeñas o mas cerradas. En todo caso el ajuste del 20 % o 30 % es inevitable.
 Una vez ajustado, tarea nada fácil puede venir la lenta recuperación, entre 2-7 años. Si no es posible el ajuste no traumático, si no hay acuerdos mundiales...entonces hay mas escenarios, aun existe la posibilidad de la transición a otros modelos mas sostenibles.....evitando la crisis sistémica, que en realidad es una rotura para la cual no estamos preparados. Es decir hay soluciones para la crisis financiera y económica, pero no hay solución para si al final es una crisis sistémica, solo hay solo posibles tendencias de salida...

jueves, 25 de marzo de 2010

"Esta crisis, más que ´subprime´, ha sido del petróleo" LV

Pierre-René Beauquis, geólogo y economista; fue director de estrategia de Total
"Esta crisis, más que ´subprime´, ha sido del petróleo"
LLUÍS AMIGUET - 25/03/2010

Tengo 68 años: he dedicado mi vida al petróleo dirigiendo extracciones en todo el planeta y como analista en Total. El petróleo se acabará y entonces la mejor solución será tener varias. Sigo siendo gaullista: De Gaulle hizo a Francia nuclear y hoy sabemos que fue una buena apuesta

El petróleo - mire los flujos de capital-ha sido y es la mercancía con mayor importancia económica, y su transformación, la primera industria del planeta.

¿Sigue siendo la primera energía?

Lo ha sido en las últimas tres décadas hasta el 2005 sin discusión. El 40 por ciento de la energía primaria que hemos consumido era petróleo; el 22 por ciento, carbón; el 22 por ciento, gas, y el apenas 16 por ciento restante han sido energías no fósiles.

¿La situación ha variado este lustro?

Poco. El petróleo ha disminuido hasta el 35 por ciento; el carbón ha subido un poquito hasta el 26, y el gas hasta el 24 por ciento. O sea, que el 85 por ciento de nuestra energía aún está basada en el carbono: es fósil.

Pues sí que hemos cambiado poco.

Las energías no fósiles apenas cubren hoy el 15 por ciento de la demanda mundial. Y de ese 15 por ciento, la mitad es energía nuclear y sólo la otra mitad, el 7,5 por ciento, es renovable.

Ya es un avance.

Pero de ese 7,5 por ciento, el 6,5 es hidroeléctrico, así que, en fin, hoy por hoy sólo el 1,5 por ciento de la energía que consumimos los humanos es eólica y solar.

Pero es la que más crece.

Falta mucho hasta que sea una alternativa incluso en este país. Y eso que España es uno de los dos o tres países con grandes planes para las energías renovables.

El viento ya cubrió la mitad de la demanda eléctrica española algunos días.

Algunos días: ese es el problema. La producción eólica sólo funciona a plena capacidad el 20 por ciento del tiempo y la solar aún es menos regular: apenas el 10 por ciento del tiempo. Necesitamos otras fuentes.

Podríamos almacenar renovables.

Aún no existe una manera eficiente.

¿Los coches eléctricos?

Seamos realistas: durante los próximos 20 años nuestro suministro no cambiará de forma substancial. Tal vez las renovables lleguen a cubrir el 7, incluso al 10 por ciento de nuestra demanda, pero no más.

¿Los coches eléctricos no influirán?

Si se llegaran a imponer, habrá una gran flota de almacenamiento de energía en sus baterías que podría incrementar la eficiencia de las energías no fósiles, pero falta mucho.

¿Habrá, pues, nuevas crisis del petróleo y de la economía como la que vivimos?

Sin duda. Ya estamos incubando la próxima. De hecho, esta de las subprime en realidad ha sido una crisis del petróleo desencadenada por una escalada de precios del crudo, causante a su vez de la inflación que ha obligado a subir los tipos de interés, entre otras cosas, de las hipotecas subprime.

¿Con petróleo barato hubiera seguido la prosperidad?

Pues claro. Mire: el precio del petróleo lo determinan la demanda y la velocidad con que puede crecer la producción. En 1973, la demanda crecía al 6 por ciento anual y la extracción no pudo seguirla.

Y los precios del barril se dispararon.

Y después los precios de todo lo demás. En el 2003 hubo otra crisis, pero en este caso la demanda, muy concentrada en Asia, crecía al 1,5 por ciento y la industria no podía poner capacidad adicional en el mercado, así que el barril alcanzó los 157 dólares.

Y de aquellos polvos, estos lodos.

Es la historia de la economía contemporánea: la oferta de petróleo no puede seguir la demanda y esa diferencia se ajusta por precio: sube el crudo; luego la inflación y, por ella, los tipos y llega el frenazo. Ahora estamos en transición hacia la próxima crisis.

La economía, al cabo, son ciclos.

Hasta que un día - calculo entre veinte y treinta años-llegará el pick oil (momento a partir del cual declinará la producción de forma irreversible) y los productores de la Opep ya no podrán intervenir su precio.

¿Mientras tanto?

Los dos puntos cruciales son: disponibilidad de petróleo y sostenibilidad de uso; contaminación local y calentamiento global.

¿Y qué pasará?

La demanda energética - sobre todo en Asia-aumentará, pero no la disponibilidad de energía fósil, así que habrá que aumentar renovables y nucleares. Por eso, China construye ahora quince centrales a la vez.

Un dineral en inversiones.

Amortizable, porque la nuclear es tres veces más barata que las renovables. En Francia, el 80 por ciento de la electricidad es nuclear y mantenerla ha sido barato y seguro.

Sé que tienen tecnología que vender.

Hay otras además de la francesa. El problema real es la opinión pública y ahora mismo en Europa los únicos países no nucleares son Austria, Irlanda, Alemania - que tendrá que rectificar pronto-y España.

No veo manifestaciones pronucleares.

La opinión pública cambia rápido cuando sufre cortes y carestía del suministro. Cuando la electricidad española sea la más cara de Europa, estoy seguro de que su opinión pública dejará de ser antinuclear. Pero, entonces, cuidado, porque la producción nuclear no se improvisa. Ténganlo en cuenta.

¿Qué propone usted?

Lo más eficiente es una combinación de gas, petróleo y nuclear, y estoy convencido de que el nuevo parque móvil de baterías de coches eléctricos permitirá integrar esas industrias energéticas además del etanol y similares. Y la tecnología del hidrógeno será parte de esa solución.



http://www.lavanguardia.es/lacontra/lacontra.html



comentario:

Esta mas que claro que esta crisis no es una crisis de las subprime, como nos han querido vender, toda crisis tien mas de una causa (la gravedad de la actual  es que son cuatro crisis a la vez) si solo hubiese sido un asunto de finanzas en dos años, los bancos ya se recuperaron y empezaron a devoler las ayudas al estado. Es una crisis causada por causas economicas anteriores a la crisis de las finanzas que estaban enmascardas por la facilidad de credito, que se acabo al subir el petroleo que hizo subir la inflación y obligo a subir los intereses..(politica de bancos centrales) .que.desencadeno la falta de pagos de las hipotecas colocadas alegremente......a su vez desenmascaro las malas practicas con otros productos financieros....y la falta de atención y las consecuencias de la desregulacion de los gobernates de turno, al derogar las leyes del new deal del 1929.

martes, 23 de marzo de 2010

Auge emprendedor en Francia


  1. • 320.000 franceses constituyeron sus propias empresas en el 2009 animados por los incentivos del Gobierno
  2. • El trámite administrativo se ha simplificado a un solo formulario


La crisis alienta el espíritu emprendedor. Sobre todo si la Administración allana el camino simplificando papeleo y costes para que los ciudadanos puedan convertirse en sus propios empresarios. En Francia, la combinación de ambos factores ha conllevado un auténtico boom de emprendedores, una de las claves de que la recesión se haya visto más amortiguada al otro lado de los Pirineos.
El pasado año, los franceses crearon 575.000 empresas frente a las 327.000 puestas en marcha en el 2008. Un récord que se explica por el éxito cosechado por el estatuto del autoemprendedor, implantado el primero de enero del 2009. Según los datos del Gobierno, 320.000 personas eligieron esta fórmula, más sencilla y flexible, para completar sus ingresos o crear su propio puesto de trabajo.
«Hoy todo el mundo tiene la posibilidad de emprender gracias a la reducción de las formalidades, sea un parado, un jubilado o un estudiante», sostiene Hervé Novelli, secretario de Estado del comercio y de las pymes. En un país donde cualquier trámite administrativo requiere un complicado papeleo, poder constituir una empresa con una sola declaración –el formulario puede rellenarse por internet en tres minutos– y pago simplificado de las cotizaciones sociales y del IRPF es un avance revolucionario.
El comercio y los servicios son los sectores que más han aprovechado el dispositivo, aunque se ha experimentado una importante progresión en la educación, el arte y los espectáculos, los servicios de atención a la persona, la información y la comunicación. La Agencia para la Creación de Empresas (APCE) ha detectado un crecimiento superior al 135% en estas áreas.
Aunque forzados por las circunstancias, puesto que en muchos casos la alternativa era el paro, los franceses han abrazado la iniciativa empresarial dando lugar a la creación de nuevas profesiones, como la de consejero para ayudar a los particulares y las empresas a economizar energía o la de asistente para realizar las compras, un servicio apto tanto para personas mayores o discapacitadas como para profesionales con la agenda sobrecargada.
Novelli cree que en el 2009, la cifra de negocios de estas empresas rozará los mil millones de euros. El Estado también sale ganando. Aunque reducidas, las cargas fiscales reportarán a las arcas públicas unos 200 millones de euros. Para acabar de animar a los ciudadanos, el Parlamento acaba de aprobar una ley para proteger los bienes privados de los autónomos en caso de quiebra de la empresa. La pérdida del domicilio, muchas veces hipotecado para lanzar una actividad, constituye una de las principales preocupaciones de los emprendedores. La medida beneficia a 1,5 millones de personas en Francia.
Fin a una injusticia
«Con este texto, hemos puesto fin a una injusticia. Cuando un artesano o un comerciante tenía dificultades económicas sus bienes personales podían ser embargados, lo que ponía en peligro a su propia familia. Gracias a la reforma tendrán el mismo nivel de protección que el gerente de una sociedad», subraya Novelli. El nuevo dispositivo, que en abril será votado en el Senado, entrará en vigor en enero del 2011.
El próximo paso consistirá en poner en marcha un servicio de asesoramiento, puesto que la mayoría de estos nuevos empresarios carecen de experiencia a la hora de gestionar una actividad económica. El lunes, Novelli se reunirá con representantes de los emprendedores para trabajar en la puesta en marcha de un plan de acción específico que permita dar continuidad al alud de iniciativas puestas en marcha.
Según los expertos, lo más difícil no es crear la empresa sino superar los tres primeros años





En España…..12.370 autónomos menos en el mes de febrero, otro triste récord

Crear empleo, de Manuel Castells en La Vanguardia


Con un 20% de paro en España la absoluta prioridad en política económica es crear empleo. Empleo estable que no sea pan para hoy y hambre para mañana, no empleo comunitario como apaño político. Sobre todo cuando un informe reciente sitúa al 20% la población por debajo del nivel de pobreza, resultado del paro. Que la sociedad aguante sin tensiones extremas, por ahora, se debe a la solidaridad entre miembros de la familia. Como el paro se concentra en jóvenes se retrasa la edad promedio de emancipación de los padres (que llega casi a los 30 años) y se vive del sueldo y la cobertura social de quien aún tiene trabajo en el hogar. Es decir, se reparte la precariedad y se reduce el gasto a lo indispensable.


La reducción del consumo hace caer la demanda y por tanto la inversión y el empleo. Es el círculo vicioso de la crisis que empezó como financiera, continuó en construcción, vivienda y turismo, se extendió a la industria y ahora se difunde en toda la gama de actividad. El Gobierno ha inyectado recursos mediante programas de obra pública, subsidios y ayudas a empresas y personas, pero el gasto público llega a límites insostenibles por la dificultad política y económica de aumentar impuestos. No estamos como Grecia pero si la recesión continúa, como algunos prevén, por un año o más, la destrucción de empleo puede acelerarse.


¿Qué hacer en estas condiciones? La experiencia internacional ofrece lecciones sobre las que reflexionar, en vez de utilizar la desgracia de los parados para alimentar un debate político entre la demagogia de la oposición y el triunfalismo del Gobierno. Parece como si todo el mundo calculase votos de la próxima elección en lugar de buscar soluciones a un problema cuyo impacto afecta no sólo a la economía familiar sino a la psicología cotidiana.


Crear empleo depende en último término del crecimiento económico. Pero para que haya reactivación económica hace falta generar demanda lo cual depende, en primer lugar, del aumento de la población ocupada. O sea, hay que crear empleo partiendo de la situación actual. ¿Cómo?


Un sector de la patronal lo tiene claro: reducir salarios y flexibilizar empleo. En realidad, ambas medidas profundizan la crisis. La liberalización del despido (de eso hablamos) tiene como efecto inmediato aumentar el paro. Se supone que los despidos se compensan con el empleo de otras personas a las que no se emplea por la dificultad de terminar su contrato cuando no se necesitan. Pero en una situación de crisis es dudoso que las empresas contraten a corto plazo. Reducir salarios sin más contribuye a disminuir la demanda, manteniendo el mismo nivel de desocupación. Se elevaría el margen beneficiario de las empresas. Pero los problemas de tesorería con que se encuentran hacen improbable que reinviertan antes de sanear sus libros de cuentas y pertrecharse contra la reducción del crédito.


De ahí la necesidad de estrategias innovadoras, como las que están siendo usadas en Alemania: mantenimiento o expansión de empleo, reducción de tiempo de trabajo con reducción equivalente de salario, en parte compensado por el Gobierno. Lo que no funciona es la aventura francesa de reducir la jornada a 35 horas sin reducción de salario.

Porque eso se traduce en aumento de costos laborales unitarios que las empresas compensaron con más presión sobre sus trabajadores y un bloqueo de creación de nuevo empleo. El problema surge de que el llamado reparto de trabajo no puede hacerse como una simple medida contable. Requiere una reorganización del trabajo en la empresa de modo que más trabajadores trabajando menos aumenten la productividad de cada uno y de la empresa en su conjunto. En base a la mejora de la formación profesional y a cualificación de la gestión por consultores especializados de las agencias públicas.


Si el sistema funciona, en una situación de reducción de costos laborales sí se puede pensar en que las empresas reinviertan y creen más empleo, lo que incrementa el número de empleos aunque no aumenten las horas trabajadas. La clave en esta estrategia es que reducir el consumo no se compensa monetariamente, sino con tiempo libre. Pero si las personas no valoran su tiempo libre, entonces se percibe como degradación de las condiciones de vida. Una política de reducción de tiempo de trabajo y salario tiene que ser abordada como un cambio de modelos de vida, en una proceso en que participen sindicatos, empresas y gobierno. Y debe ser acompañada de una provisión de equipamientos y oportunidades de actividades culturales, formativas, deportivas, lúdicas, en las que se pueda invertir ese capital de tiempo ganado. Es decir, aunque se reduzca el consumo, aumenta la productividad y los costos unitarios bajan, los precios pueden mantenerse a bajo nivel y la gente puede, a la vez, comprar lo necesario y ampliar los horizontes de sus vidas. Sería una economía mixta de valor de mercado y valor de vida.


No es una utopía. Está practicándose de forma limitada, según acuerdos entre empresas y sindicatos en varios países europeos. E incluso en España alguna empresa financiera han propuesto esa fórmula durante cinco años con la promesa de volver al puesto de trabajo anterior cuando acabe la crisis. Pero ese es el problema. Si se hace de forma limitada y coyuntural, no funciona. Tiene que ser una práctica generalizada y culturalmente aceptada.


Empezando por las pymes, que son las que más sufren la restricción del crédito y las que más empleo generan (y destruyen cuando viene el lobo de la crisis). Y también son aquellas que, segun nuestras investigaciones en la UOC, podrían incrementar más rápidamente su productividad con una mejora de la calidad del trabajo y la gestión en base a una mayor difusión de conocimiento aplicado y tecnologías de información. O sea, más empleo con más productividad, menores salarios, mayores ganancias para la empresa, menor consumo y más tiempo para vivir.

---------------

comentario:
ver web:

Eurofound (European Foundation for the Improvement of Living and Working Conditions) is a tripartite EU body, whose role is to provide key actors in social policymaking with findings, knowledge and advice drawn from comparative research.


viernes, 19 de marzo de 2010

Diez años de burbuja puntocom y tres de burbuja crediticia: lecciones aprendidas y por aprender

Publicado el 11-03-2010 , por M. Juste
Han pasado ya diez años desde que se desvaneció la época dorada de la web. El índice Nasdaq alcanzaba un récord de 5.132,52 puntos, un pico en el mercado de la tecnología que permitió a las empresas de Internet (las llamadas puntocom) multiplicar rápida -y como se vió después, irracionalmente- su valor en las bolsas.
La burbuja creció fundada en promesas de grandes ganancias con baja inversión, fácil disponibilidad de capitales de riesgo y empresas que descartaban los modelos de negocios tradicionales. Pero el punto de inflexión ocurrió el 10 de marzo de 2000, cuando el Nasdaq llegaba a estos valores y comenzaba la caída en picado: el estallido de la burbuja especulativa y el comienzo de la «crisis de las puntocom» . Los castillos en el aire que el imaginario colectivo había creado chocaron con la realidad y empresas que un día valían miles de millones, en apenas unos meses no valían nada. Las consecuencias todavía colean para algunas de estas empresas. Las acciones de Cisco Systems Inc, Yahoo Inc e Intel Corp están más de un 50% por debajo de lo que marcaban en aquella época.
Pero como sucede de forma cíclica en los mercados bursátiles, a los pocos años volvió a crearse otra burbuja, la crediticia -irónicamente fomentada por la cura que se aplicó a la enfermedad puntocom: unos tipos de interés en mínimos históricos durante demasiado tiempo- . En 2007 los mercados comenzaban a caer y estallaba el sueño del crédito fácil para todo el que lo pidiera. Sólo en EEUU el crédito total concedido a finales de 2000 se elevaba a 27 billones de dólares. En diciembre de 2007 era ya de 48 billones de dólares. Este aumento de 21 billones de dólares en préstamos era cinco veces mayor que el aumento en el PIB americano durante el mismo período.
Lecciones aprendidas
Los analistas y entidades de capital riesgo dicen que el 'crash' tecnológico enseñó a los inversores una lección aparentemente simple que se había perdido en la oleada de salidas a bolsa de empresas recién creadas de Silicon Valley sin apenas ingresos: lo que importa es tener ventas y beneficios, o al menos una perspectiva creíble -no sólo verosímil- de beneficios.
Hoy, el índice Nasdaq se sitúa en menos de la mitad de su punto álgido, y muchos de los grandes nombres del 2000 (IBM, Hewlett-Packard y Microsoft) cotizan en valoraciones más acordes con el resto del mercado. Los inversores dicen que encontrar acciones con posibilidades de crecimiento, o las compañías del futuro, se ha convertido en un asunto más espinoso.
"Las acciones tecnológicas una vez fueron consideradas únicas y diferentes, una industria que crecería rápidamente y soportarían apreciaciones extraordinariamente altas", comenta Ken Allen, gestor de inversiones en T. Rowe Price.
Las acciones de un selecto número de nombres tecnológicos han prosperado en la última década, como Apple Inc, Amazon.com Inc y Research in Motion Ltd, que tienen productos que definieron su categoría. Google Inc y Salesforce.com Inc, que salieron a bolsa en el 2004, han visto cómo sus acciones se cuadriplicaban, pero esas subidas han ido acompañadas de incrementos del beneficio y de modelos de negocio efectivos y sostenibles.
Además, los inversores tecnológicos han aprendido a ser más pacientes conforme las tasas de crecimiento de la industria se ha normalizado. Pero adivinar la última tendencia, con el fuerte crecimiento de las redes sociales, juego social o Internet móvil, es un reto cada vez mayor. "Los días de una tasa de crecimiento anual compuesto del 30 ó 40% se han ido", asegura el analista de Broadpoint Amtech Brian Marshall. Según Marshall, el Nasdaq en el 2009 y el 2010 sería un espejo del de 2003 y 2004, cuando emergió de la burbuja 'puntocom'.
Lecciones por aprender
A pesar de que para los analistas del mercado de las tecnologías, la prudencia prima entre los inversores, James Montier, de la gestora de fondos GMO, advierte de todo lo que no hemos aprendido tras la caída de los mercados de 2008 y principios de 2009 -aunque buena parte de ello es extensible a la burbuja puntocom- .
Montier asegura que para evitar otra burbuja hay que se conscientes de que los mercados no son eficientes, que el rendimiento relativo es un juego peligroso o que se puede llegar a prevenir el estallido de la burbuja. Realmente, ¿se sabe cuándo va a estallar una burbuja? Para Montier, tanto Greenspan, Bernanke o Brown tienen información suficiente como para diagnosticar las burbujas antes de que exploten, pero no hacerlo es «un intento de renunciar a la responsabilidad ".
Además, otro de los errores frecuentes, según Montier, es querer obtener beneficios de inmediato, ser incapaces de mantener un horizonte de tiempo a largo plazo.
Las expectativas racionales y las cuestiones de valoración en los mercados siguen siendo el principal motor de cambio de las inversiones, pero el sentimiento también desempeña un papel importante. «Es un cliché que los mercados están impulsados por el temor y la codicia, pero también es una afirmación preocupantemente cercana a la realidad ", asegura Montier.
El riesgo real que se corre es otra lección que no queda clara. Es mucho más fácil pensar en los beneficios que en los posibles riesgos. Para Montier es importante evaluar los tres caminos principales que llevan a la pérdida permanente de capital: «riesgo de valoración, el riesgo empresarial, y el riesgo de financiación. Al comprender estos tres elementos, se debe conseguir una mejor comprensión de la verdadera naturaleza del riesgo ".

II- Rankia (articulo blog:las reglas de la economia han cambiado)
Se cumplen en esta fecha 10 años de la burbuja de las punto.com, y como en todo aniversario que se precie tenemos múltiples análisis; en particular me ha parecido interesante un artículo de expansión que se han titulado “Diez años de burbuja punto.com; lecciones aprendidas y por aprender”. Como en muchos artículos, lo interesante no es lo que pone, sino lo que no pone.
¿Lo que se aprendió?. Pues según los expertos que aparecen en el artículo, la lección más importante es que las valoraciones de las acciones dependen de las ventas y beneficios creíble, (no sólo verosímil, puntualizan).
Respecto a las lecciones por aprender, el aspecto es más curioso, porque realmente nos encontramos con todos los clichés, de aspectos conocidos; la mala regulación, la preocupación por el corto plazo, subestimar los riesgos, la codicia, la ineficiencia de los mercados…. Pero desde luego me quedo con la principal lección por aprender: “evitar que las burbujas estallen”. Puede parecer un comentario más, pero realmente esconde una realidad que asusta, y a la vez está muy relacionado con todas las justificaciones que nos podemos encontrar.
En este sentido me gustaría que entendiésemos que  “evitar que las burbujas estallen”, no es lo mismo que “evitar la formación de burbujas”.
Pudiera ser que existiese un error de redacción sino fuese porque se reitera la pregunta de “¿Se sabe cuando una burbuja va a estallar?”. Se contesta que hay personas que tienen esa información, (en los bancos centrales y en los reguladores).
Quizás debemos pararnos, reflexionar y entender algún concepto. Una burbuja, todo el mundo entiende que significa que por distintas razones, (por ahora no entro a polemizar en estas), el precio de un activo se dispara y se eleva por encima del valor razonable que una economía puede soportar. Es así de sencillo; se trata de una situación de un precio irreal de cualquier activo.
En este sentido, cuando nos encontramos un precio irreal de cualquier activo en cualquier mercado, tenemos a un comprador y un vendedor; que son los que se ponen de acuerdo en ese precio, (otra cosa es como). Pues en una burbuja, el comprador está comprando un activo a un precio inflado y el vendedor está vendiendo un activo a un precio inflado. Por supuesto, todos entendemos que esta situación beneficia al vendedor que logra colocar un activo a un precio superior a lo que el activo vale.
Cuando se especula, la realidad es que lo que tenemos son intermediarios. Resulta que los compradores y los vendedores que interactúan en el mercado son básicamente los mismos. Ya que compramos e inmediatamente vendemos para volver a comprar, para a su vez vender. De tal forma que al final del proceso, siempre se conseguirá a alguien ajeno a los mercados financieros que pagará el activo a un precio superior al que se va fijando.
Dicho de otra forma, cuando hablamos de petróleo, de viviendas, de trigo, de derechos de emisión de CO2, o de acciones de una empresa, todo el tinglado depende de que finalmente un consumidor pague los beneficios de todas las operaciones de Trading intermedias.
Y este es el problema real de las burbujas. En un litro de gasoil, pagamos los costes de extracción del petróleo, los beneficios de las petroleras, los costes de las concesiones, los beneficios de los hedge Fonds que inviertan en futuros o contratos del petróleo, los costes de refino, los beneficios de la refinería, los beneficios de los inversores en el mercado de gasoil, los costes de los transportistas, los beneficios de los transportistas, los costes de la gasolinera y los beneficios de esta.
Todos y cada uno de estos agentes estarán en mayor o menor medida encantados por una situación en la que se duplique el precio y se harán de oro. ¿Hasta cuando?. Pues hasta que la burbuja estalle. Y esto significa que los consumidores finales no puedan pagar el gasoil. Entonces de repente todo se desmorona. 
Pero claro, según el punto de vista, desde luego el problema puede ser la existencia de la burbuja o puede ser que la burbuja estalle. Es simple. Según en que parte del proceso anterior se encuentre cada persona.
Siguiendo con la de petróleo, si estamos invirtiendo en petróleo, por supuesto se entiende que el problema es que estalle. En cambio si lo que hacemos es usar el coche para ir a trabajar o para repartir el pan de nuestra panadería, el problema es la burbuja, de tal forma que el estallido nos beneficiará tanto como nos haya perjudicado la burbuja.(Obvio, ¿no?).
Por supuesto, el impacto sobre los inversores de la burbuja es el mismo, ¡ganan siempre durante la burbuja y caen en el estallido si no han detectado la implosión!, (de ahí la preocupación por saber cuando va a estallar). En cambio para la economía real, desde luego los efectos no son los mismos.
Cuando hablamos de las acciones punto.com, la realidad es que todos los fondos se lanzaron a comprar acciones de las tecnológicas. El proceso es ciertamente similar, un par de jóvenes desde un garaje, (en el ideario del momento era lo que se llevaba y si no salían de un garaje no eran nada), ideaban una idea que vestían adecuadamente, de tal forma que los inversores se lanzaban en masa, de tal forma que se compraba para vender a otros inversores, que repetían la operación, pero siempre con la esperanza de que al final los beneficios de esta idea, pagasen el valor de las acciones. El problema surge cuando resulta que no hay esos beneficios y simplemente ese valor de repente se desmorona. Los grandes inversores pierden una cantidad de dinero impresionante, y los pequeños pierden una parte de sus ahorros. Sin embargo, en la sociedad los efectos han sido muy limitados.
El problema es que cuando acaban las punto.com, y de repente los fondos de inversión mobiliaria pasan a ser fondos de inversión inmobiliaria. En este caso al final todo va al mercado inmobiliario. La burbuja de la vivienda. Esto implica que de repente pasemos de algo etéreo, novedoso, desconocido y que no se sabía muy bien para que servía, (se invertía en ideas cuyo problema es que o tenían una utilidad práctica limitada o simplemente ninguna), hacía algo sólido, consolidado y destinado a cubrir una necesidad básica, (en el fondo se sabe para que sirven los pisos, aunque a veces parece que nos olvidemos). Exactamente lo contrario. El negocio es claro, y a cuenta de una necesidad que todo el mundo entiende.  
La burbuja inmobiliaria, además debemos señalar que afecta tanto al precio de los pisos, como el precio del alquiler, que desde luego tiene relación con el precio de los pisos. En consecuencia, todos sabemos que esta burbuja, ha supuesto lo de siempre; pingües beneficios para todos aquellos que invirtieron en alguna fase del proceso inmobiliario, (bancos, dueños de solares, constructoras, promotoras, ayuntamientos, alcaldes y concejales en muchas casas,…), que dependían de que al final una familia pagase, (vía alquiler o vía compra), los beneficios, (legales e ilegales), de todos y cada uno de los que cobraban. En este caso, al tratarse de una necesidad básica, somos las personas de la economía real, las que al final nos comemos el marrón tanto de la burbuja, como del estallido de la burbuja. ¿Qué alguien alquiló y no compró?. Pues hombre, no sufre la caída, que simplemente traspasa al que compró. Podemos poner nombres de personas que han sido más beneficiadas, y personas que menos, pero el que al final se quedó el piso es el perjudicado en la burbuja, ¡y en la caída!.
Claro que cuando estalla la burbuja inmobiliaria, convertimos los fondos inmobiliarios en los hedge Fonds y pasamos a la de commodities, Petróleo, gasolina, gasoil, trigo, cacao, azúcar, chocolate, acero, carbón,…. En todos y cada uno de los casos se ha repetido una y otra vez la historia. En consecuencia, cada vez que pagamos en la gasolinera, en el supermercado o bien en la factura de la electricidad, nos encontramos con que la existencia de la burbuja nos está machacando. La gran diferencia es que estos bienes son difícilmente acumulables, y en este caso, cuando simplemente, los consumidores finales, tuvieron que retraer el consumo, la burbuja pincha, y en este momento los que pierden son los que tienen en ese momento el activo o los derivados. ¡Adiós banca de inversión!.
¿Ahora?. Pues estamos con las de Utilities, que es más de lo mismo, futuros de energía, renovables, derechos de emisión de CO2,… Y realmente estamos dando vueltas otra vez a la misma historia; tenemos unas burbujas que se están montando que nos ocasionan que al final vía la cascada de la economía, repercuten en nuestros bolsillos, a través principalmente de la energía.
Entiendo que a los inversores les importe saber cuando va a estallar cada una de las burbujas que nos vamos encontrando, de hecho ya justifique en su día que es normal que cuando vean una burbuja, lo normal es que se apunten a ella; Nada más lejos de la racionalidad que perderte un subidón. Pero alguien tendrá que tener en cuenta que las burbujas siempre estallan y que ocasionan unos problemas graves para el resto de la economía, como mínimo mientras se están gestando. ¡Siempre!. Y estos problemas son los que nos llevan a la conclusión de que ¡siempre estallan!.
Por supuesto, entendemos que existen lecciones aprendidas y lecciones por aprender en relación a las burbujas, pero lo que está claro es que la realidad es que lo más peligroso, no se ha aprendido porque simplemente no interesa. Es inconcebible, que nadie analice el problema de las burbujas hasta que estallan. Parece que una hambruna en Haití, (por la subida de los precios de los alimentos en 2008), o ahogar a todas las empresas con los precios de las materias primas, o a los jóvenes con el precio de un techo, (bien por alquiler, bien por compra), parece que no son efectos económicos dignos de consideración, cuando la realidad es que son la raíz de este problema.
Curiosamente, parece que estos problemas no son tales, ya que incluso habla el artículo de que llevamos 3 años de burbuja crediticia. La realidad no es esa, la realidad es que no llevamos 3 años de burbuja crediticia. Lo que llevamos es unos cuantos años de burbuja en burbuja y los 10 últimos en burbujas basadas en bienes de primera necesidad. ¿Vivienda, alimentos, gasoil, sueldos contenidos?. Esto provoca endeudamiento, que no es una burbuja en si mismo, sino que es la conclusión lógica de pagar precios disparatados por los bienes de primera necesidad en el caso de familias, o materias primas en el caso de las empresas. (Recordar definición de burbuja).
Es sencillo entender que cuando las empresas y las familias llegan al límite, el papel lo toma el estado. No se está creando una burbuja de crédito. Simplemente  ahora son los estados los que de una forma u otra están consiguiendo que todas las burbujas se recuperen. Y eso no lleva a otro sitio que a su endeudamiento. ¿Tiene límite?. Pues el problema es el mismo que siempre; la duda es donde está, nunca si existe.
O dicho forma, una burbuja de crédito, en el sentido de un endeudamiento masivo no es una burbuja, sino que es una consecuencia de las demás burbujas, porque al final las burbujas son siempre una situación en las que determinado activo tiene un precio muy superior al que le correspondería.
¿Qué llega un momento en que el crédito no se puede sostener?. Pues realmente eso es lo que creo que deberíamos aprender primero. El problema no es cuando las burbujas pinchen, es cuando se crean. En el momento que se crea una burbuja con cualquier activo, estamos provocando irremediablemente su estallido. ¿Cuándo?. ¡Pues cuando la gente no pueda endeudarse más para comprar los activos, necesarios o no para su vida diaria, inflados!.  
Por supuesto, el primer efecto práctico de está lección es la prioridad. ¿Reactivamos el mercado de crédito o corregimos las burbujas, (bien por precios de los activos, bien por ingresos de la sociedad)?. ¡Podemos tirar un poco más endeudando a quien aún no lo esté, aunque nos cueste cada vez más trabajo encontrarlo), pero eso no es solución.
yo mismo





III- Minsky

LAS SIETE ETAPAS DE LA BURBUJA 





- Fase 1, Desplazamiento de unos activos a otros activos. Toda crisis financiera comienza con una perturbación. Como el invento de las punto.com, las hipotecas,  o por un cambio en la política económica.
 
-Fase 2 - Recalentamiento (overtrading), cuando la oferta de este activo no se incrementa al mismo tiempo que la demanda.Los precios comienzan a subir, se crean dos factores claves en la formación de las burbujas, la especulación y el endeudamiento.

-Fase 3:Vacilación, cuando los valores empiezan a no ser nada razonables, hay inversores que empiezan a vender, hay mas vendedores que compradores Crédito fácil: El aumento de precios no es suficiente para una burbuja, ademas es necesario el crédito barato. Sin él, no puede haber especulación. Sin él, las consecuencias del planteamiento se desvanecen y el sector vuelve a la normalidad. Cuando una burbuja empieza, el mercado es invadido por agentes externos. Sin crédito barato, los agentes externos no pueden entrar. El crédito barato es el billete de entrada para los agentes externos.

El aumento del crédito fácil está muchas veces asociado a la innovación financiera. Frecuentemente, se desarrolla un nuevo tipo de instrumento financiero que infravalora los riesgos. El crédito fácil y la innovación financiera son un cóctel peligroso.  En 1929, los precios fueron catapultados a la estratosfera con la ayuda de los "margin calls". Los precios de las casas ahora se han acelerado en forma de hipotecas "sólo interés", creadas para financiar compras de inmuebles sobrevalorados.

-Fase 4:Apuro (distress) Las entidades empiezan a presionar, cuando ven que las acciones bajan por debajo e unos mínimos, exigiendo mas garantías o la devolución del préstamo. Algunos deben malvender, presionando a la baja el precio de los pisos. Recalentamiento del mercado: Según el efecto del crédito fácil se va notando, el mercado comienza a recalentarse. El recalentamiento estimula los volúmenes y aparecen las escaseces. Los precios comienzan a acelerarse, y se recogen beneficios fáciles. Más agentes externos son atraídos y los precios se desbocan. Las subidas de precios atraen a los bobos, los codiciosos y los desesperados por meterse en el mercado. Así como un fuego necesita más combustible, la burbuja necesita más forasteros.

-Fase 5: Revulsión o descrédito. Ya no hay casi compradores, los responsables de fondos, no quieren en sus carteras estos productos ahora llamados tóxicos (titulaciones). Empieza la urgencia porque ahora todos quieren desapalancarse en el mismo momento. No hay nuevos inversores que quieran entrar el sector, se paralizan las obras.
La burbuja entra ahora en su fase más trágica. Saldrán algunas voces prudentes y dirán que la burbuja no puede seguir más, negada por los que quieren seguir con mas de los mismo.  Los prudentes son llamados antipatriotas, los  charlatanes,  justifican la locura de precios con el argumento eufórico de que estamos en crecimiento...Siguen vendiendo optimismo a granel, los charlatanes adornan su optimismo con la peor de las mentiras: cuando los precios toquen máximos, habrá un "suave aterrizaje" cuando todos los expertos saben de otras crisis que en el inmobiliario nunca hay un aterrizaje suave (Naredo, Montalvo)
Los forasteros se quedan atrapados en la negación de la evidencia. Saben que los precios no pueden subir eternamente, pero rara vez actúan según ese principio. Todo es seguro, porque piensan marcharse justo antes de que la burbuja explote. Aquellos que no han entrado al mercado se enfrentan a un terrible dilema: no pueden entrar, pero tampoco pueden quedarse fuera. Saben que perdieron el tren al principio de la burbuja. Son bombardeados cada día con historias de gente que se hizo rica en dos días y amigos con grandes ganancias. Los fuertes se quedan fuera y asumen la oportunidad perdida. Los débiles compran y se tiran a los pies de los caballos.

Fase 6: Pánico (Torschlusspanik).Nadie quiere compra este activo. Esta euforia especulativa hace aumentar el volumen de crédito hasta que los beneficios producidos no pueden pagarlo, que es cuando se desata la crisis. El resultado es una contracción del préstamo, incluso para aquellas empresas o personas que sí pueden pagarlo, momento en que la economía entra en colapso Solo los expertos recogen beneficios, en la bolsa ya lo advirtio Kenedy " es un juego donde se  van pasando las ceriilas hasta que el ultimo se quema" 

-Fase 7 - La burbuja pincha, estalla. Debido a una subida de intereses o bien por una fuerte contracción del credito. La euforia es reemplazada por el miedo. Los especuladores quieren vender, pero no hay compradores. Llega el pánico. Los precios se desploman, el crédito se corta,  las pérdidas comienzan a acumularse, se eleva la morosidad, los promotores deben de ser refinanciados, los bancos acumulan pisos y se transforman en inmobiliarias.....

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
¿hay forma de evitar que pinchen? la respuesta esta clara.
Toma aterrizaje suave !!!  Tendremos un aterrizaje....suave….Aqui lo escuchamos "de los charlatanes " en Diciembre del 2007....

 Lecciones que podían aprender  en 1974....cuando Minsky indico: "Una característica fundamental de nuestra economía...es que el sistema financiero oscila entre la robustez y la fragilidad, y esa oscilación es parte integrante del proceso que genera los ciclos económicos."



En desacuerdo con las principales corrientes económicas, argumentó que tales oscilaciones, así como las fases expansivas y de contracción que pueden acompañarles, son inevitables en el libre mercado (es la llamada Teoría de la inestabilidad inherente), salvo que el Gobierno intervenga para su control a través de la regulación, la acción del Banco Central y el uso de otras herramientas que, de hecho, se crearon para responder al crack de 1929 y la Gran Depresión posterior. Se opuso por tanto a las desregulaciones que caracterizaron a los años 80.
Todo sistema financiero robusto, según Minsky, experimenta una tendencia natural a convertirse en un sistema financiero frágil, debido a los incentivos que supone el endeudamiento cuando la tasa de interés es baja: mayor rentabilidad, posibilidad de inversión y revalorización de activos. La fase de euforia suele ir acompañada de sobrevaloración, apalancamiento y operaciones de compraventa rápidas.

Minsky advirtió en los años 80 que la sofisticación de los instrumentos financieros y su internacionalización (o globalización) supone un gran riesgo para la estabilidad financiera, por la dificultad para regular un mercado tan complejo

miércoles, 17 de marzo de 2010

Prespectivas económicas 2010. Retos empresariales ante la crisis


Conferencia de Xavier Adserà sobre “Prespectivas económicas 2010. Retos empresariales ante la crisis”. Xavier Adserà es el presidente del Instituto Español de Analistas Financieros y, también, es el presidente de Natraceutical Group.


Tras una exposición sobre los antecedentes de la crisis mundial, su estado actual y su repercusión en la economía española, hizo un análisis sobre la prespectiva de futuro en nuestro pais. Quiero destacar una serie de reflexiones que, en cierta medida, se pueden aplicar a las tanto a las grandes empresas como a las pymes y autónomos.


Durante el 2009 se vivió un fuerte descenso de la demanda interna y no se prevé que en 2010 esa demanda mejore. El desempleo, el excesivo endeudamiento y un aumento considerable del nivel de ahorro de los españoles condicionan el consumo, al haber menos dinero en la calle, el consumidor gasta menos. Por otro lado lo que si ha aumentado y es la demanda externa con lo que las exportaciones seguirán creciendo


Los sectores más proclives a una evolución positiva son los relacionados con la tecnología, la salud y los servicios. Además del obvio ajuste en el sector inmobiliario, será necesario otro ajuste en el sector financiero. La incertidumbre en el resultado de la reorganización de las cajas es negativa y lo será más cuanto más se demore esa restructuración. De todas maneras, el acceso al crédito será excaso y caro.


Urgen medidas que aumente la productividad, potenciar la formación, la I+D+i, afrontar de una vez la reforma del mercado laboral, luchar contra el absentismo laboral, entre otras. Si la economía en general hace sus ajustes y trata de adaptarse a las nuevas condiciones, las Administraciones deben hacer el mismo ejercicio y reducir su tamaño en la medida de que la economía española también haya decrecido.


El planteamiento que toda empresa debe hacerse en estas condiciones es:


  • Mirar al exterior. La internacionalización debe ser, en la medida de lo posible, un objetivo.
  • Buscar alianzas, fusiones o acuerdos de colaboración.
  • Realizar ajustes estructurales en las organizaciones.
  • No correr ningún riesgo. Centrarse en lo que sabemos hacer, cear valor sobre nuestros puntos fuertes.
  • Luchar por reducir la deuda.


  • Trabajar con mentalidad latina y formación sajona.


Mi conclusión, la crisis está aquí para quedarse uno o dos años más, saldremos de ella, pero costará y mucho, habrá que hacer ajustes, que se olviden los políticos de la creación de empleo mientras esos ajustes no hagan efecto y, por supuesto, aprendamos de lo ocurrido y no repitamos, en el futuro, los mismos errores.




Nos indica "Buscar alianzas, fusiones o acuerdos de colaboración" para mi este es el punto mas relevante, la colaboración entre empresas, sinergias, a nivel estatal y a nivel europeo. Hace falta un plan industrial europeo que incentive la colaboración entre pymes....pero ya sabemos que Europa es muy burocrática, muy lenta en reaccionar...

domingo, 14 de marzo de 2010

Invirtiendo en un mundo mejor después del Crash -G.Mulgan

Geoff Mulgan: Invirtiendo en un mundo mejor después del Crash


Mientras volvemos a arrancar la economía, Geoff Mulgan nos hace una pregunta: En lugar de enviar dinero de ayuda a empresas moribundas y viejas, ¿Por qué no usar el dinero del estímulo para empezar algunas empresas nuevas y socialmente responsables -- y hacemos el mundo aunque sea un poco mejor? Geoff Mulgan es director  de Young Foundation, un centro para la investigación social, emprendores, desarrollo y educación.


http://www.ted.com/talks/lang/eng/geoff_mulgan_post_crash_investing_in_a_better_world_1.html




Geoff Mulgan indica “en contra de lo que se lee en los textos de economía, el capitalismo no es un sistema autosuficiente, depende de otros sistemas, como el ecológico, la familia, la comunidad, y que si estos  no son renovados el sistema sufre”


Es difícil poder decir de una conferencia que estas de acuerdo en todo lo que expone, pues aquí tenemos un caso ejemplar. Imprescindible para entender los enfoques de socioeconomia y para dejar bien claro que es un error invertir en empresas caducas con sobreproducción.Si algo tenemos bien claro es que después de una crisis mundial siempre hay cambios. Quien se adapte mejor al nuevo entorno saldrá reforzado de la crisis.

viernes, 12 de marzo de 2010

Zygmunt Bauman: la crítica como llamado al cambio



“Nuestros jóvenes tendrán un DURO despertar ”
Es el padre de la teoría de la modernidad líquida, una metáfora con la que alude a la condición cambiante y fugaz de la sociedad actual, marcada por el individualismo, el consumismo y la precariedad de las relaciones personales. Lúcido, octogenario pero hiperactivo, Zygmunt Barman cerró el año pasado los Debates de Educación que organizan la UOC y la Fundación Jaume Bofill con la conferencia “La educación en un mundo de diásporas”. La comunicación intergeneracional, subrayó, está hoy condicionada por la existencia de un mundo virtual paralelo al mundo físico que se rige por sus propias reglas.
Hablando sobre la relación entre alumno y profesor, usted dijo en Barcelona que la comunicación y la desconfianza entre generaciones es más evidente en la era moderna. ¿Podría profundizar un poco
más en este aspecto? Nuestros contemporáneos, a excepción de los más ancianos, pertenecen a tres generaciones sucesivas y diferenciadas.
La primera es la de los boomers: los que nacieron entre 1946 y 1964, durante el boom de natalidad de la posguerra, cuando los soldados que habían regresado del frente y de los campos de prisioneros
decidieron que era el momento de hacer planes para el futuro, casarse y traer hijos al mundo. Aún tenían vivos en la memoria los años de desempleo, pobreza y austeridad de antes de la guerra; recibieron
con alegría la oferta de trabajo, súbitamente cuantiosa, como un regalo de la fortuna que podían ver arrebatado en cualquier momento, y trabajaron con ahínco, ahorrando céntimo a céntimo,

imaginarlo, y al que más tarde dieron la bienvenida con una mezcla de perplejidad y desconfianza. Un mundo con empleo abundante, posibilidades aparentemente infinitas, multitud de ofertas de ocio a
cual más tentadora y placeres a cual más atractivo.
Un mundo en el que, tal como ha señalado, no hay gente a la que educar sino clientes a los que seducir. ¿Qué cosas les importan realmente? Sin aire para respirar no sobreviviríamos más de uno o dos
minutos; pero si nos pidieran una lista de cosas que consideramos de primera necesidad, probablemente no figuraría en ella el aire, y si así fuera, no ocuparía un lugar destacado. Porque damos por hecho,
sin pensar, que el aire está ahí y que no tenemos que hacer prácticamente nada para ingerir tanto como necesiten nuestros pulmones.
Hasta hace unos meses, el trabajo (por lo menos en esta parte del mundo) venía a ser como el aire: al alcance de la mano siempre que de apuro y para proporcionar a sus hijos la posibilidad de una vida
sin dificultades que ellos no habían conocido. Sus hijos, la Generación X, que ahora tienen entre 28 y 45 años, nacieron en un mundo diferente que el ahorro y las largas jornadas de trabajo de sus padres
habían ayudado a forjar. Adoptaron la filosofía y la estrategia de vida paternas, aunque de mala gana, y con creciente impaciencia por ver y disfrutar la recompensa de su templanza y abnegación, ya que el
mundo se enriquecía demasiado a su alrededor y las perspectivas de vida eran demasiado seguras; por esa razón a veces se la ha apodado, con cierto sarcasmo, la generación del yo. Y a continuación llegó la
Generación Y, cuyos miembros, que tienen entre 11 y 28 años, son muy diferentes de sus padres y abuelos. El mundo en el que han nacido no lo conocieron de jóvenes sus padres, quienes por aquel entonces habrían encontrado difícil, sino directamente imposible importan”. ¿Y cuáles son las cosas que importan de verdad? Disponer de mucho tiempo fuera de la oficina, la tienda o la fábrica, tiempo libre siempre que surja algo interesante en otra parte, viajar, estar en lugares y con amigos de la propia elección: todas las cosas que ocurren fuera del lugar de trabajo… ¡La vida es otra cosa! Sea cual sea el proyecto de vida que los miembros de la Generación Y consideren y deseen, lo más probable es que no gire en torno al empleo y, sobre todo, que este no sea para siempre. Lo último que valorarían en una actividad laboral es la estabilidad.
Pero ahora todo eso está cambiando y la crisis actual puede llevar a esta generación al desempleo. ¿Qué ocurrirá? Si este es el tipo de filosofía y de estrategia de vida que distinguía a la Generación Y
de sus predecesoras, nuestros jóvenes tendrán un duro despertar.
Los países más prósperos de Europa creen que el desempleo masivo iden regresará del olvido y de un exilio que parecía definitivo. Si se materializan las oscuras predicciones, las alternativas infinitas y la libertad
de movimiento y de cambio que nuestros jóvenes han llegado a ver (o mejor dicho, estaban destinados a ver) como algo natural, pronto desaparecerán, junto con el crédito ostensiblemente ilimitado que
esperaban que los mantuviera en caso de una adversidad (temporal y breve) y que les permitiera sobrevivir ante la ausencia (temporal y breve) de una solución inmediata y satisfactoria a sus problemas. Para
los miembros de la Generación Y puede suponer una conmoción. A diferencia de la generación del boom, no tienen recuerdos de otros tiempos, aptitudes medio olvidadas ni estrategias en desuso a las que recurrir. El mundo de las realidades crudas e innegociables, de la escasez y la austeridad inevitable, de las situaciones problemáticas en las que desaparecer no es una solución, es un mundo totalmentealta costura ofrece a una minoría selecta. Es sabido que las posibilidades de abrirse camino hacia la visibilidad pública a través de la maraña de blogs personales sólo superan ligeramente a las que tiene una bola de nieve de sobrevivir en el infierno; pero también sabemos que las posibilidades de ganar la lotería sin comprar un billete son nulas.
¿Podemos culpar a los jóvenes de que se pasen la vida ajetreados persiguiendo una ilusión? Difícilmente. Son, como el resto de nosotros, seres racionales que igual que sus predecesores (y probablemente
que sus sucesores) hacen lo posible para responder a los retos sociales de la manera más razonable, efectiva y responsable y para trazar una estrategia de vida sensata a partir de las condiciones sociales
en que esta se desarrolla. Ellos no han elegido (ni mucho menos establecido) esta condición “moderna líquida” en la que ninguna representación de uno mismo, aunque tenga un éxito inmediatoestá asegurada a largo plazo; en la que lo que hoy es de rigor, está destinado a ser, mañana o pasado mañana, rancio y vergonzosamente anticuado, o incluso ininteligible. En otras palabras, una condición en la que mantener la propia representación actualizada es una tarea de veinticuatro horas diarias, los siete días de la semana.
Argumenta que internet refleja y promueve muchos de los valores de la modernidad líquida, como el individualismo del consumidor.
Pero ¿no cree que las TIC pueden fomentar el cambio social y la solidaridad? ¿Qué paralelismos pueden establecerse entre las comunidades y las redes sociales? Si las comunidades preceden (determinan, dirigen, forman) las acciones de sus miembros (y en potencia sobreviven a ellas), las redes surgen de las iniciativas de
personas conectadas en línea. Toda la fuerza que puedan poseer las redes deriva únicamente de la intensidad de la comunicación virtual. lenguaje humano (todas las palabras pronunciadas por los humanos) desde el inicio de los tiempos ocuparía unos 5 exabytes (1 exabyte = 1.000 millones de gigabytes) si se hubiera guardado en formato digital; pero en 2006 el tráfico de correos electrónicos ya ascendía a 6 exabytes. Un estudio realizado por la consultora tecnológica IDC y patrocinado por la empresa de tecnología de la información EDC indica que los datos que se añaden anualmente al “universo digital” alcanzarán los 988 exabytes el año 2010… Los analistas de IDC calculan que un 70% de toda la información digital del mundo
la producirán, por aquellas fechas, los “consumidores”, es decir, los usuarios normales de internet, predominantemente jóvenes, ya que la mayoría tienen menos de 30 años. Y no hay que olvidar que el 45%
de los encuestados dice que busca comunidades virtuales “nicho”, o centradas en un tema común de interés. Uno de los motivos cipales de pertenecer a una red social es comunicarse virtualmente con personas afines. Como afirma un ávido buscador de esos grupos: “Mis comunidades deben tener intereses similares. Si no, es un diálogo de besugos”.
¿Se producen diásporas en el mundo virtual? Igual que en el mundo “fuera de línea” donde pasan el tiempo restante, el mundo virtual en que viven los jóvenes buscadores de comunidades cuando están
conectados se convierte cada vez más en un mosaico de diásporas entrelazadas, aunque a diferencia del mundo “fuera de línea”, no están limitadas al territorio. Como las demás cosas del mundo virtual, las líneas divisorias entre las personas de intereses afines se trazan digitalmente, y al igual que todas las entidades trazadas así, su supervivencia está sujeta al juego de la conexión y la desconexión.
En el mundo virtual habitado por los jóvenes, los límites se trazan




http://walkin.uoc.edu/#walkin02Art02