traductor

viernes, 18 de mayo de 2012

Hoy lo urgente es salvar el euro.


Hoy lo urgente es salvar el euro.
Francia, Alemania y Reino Unido plantean ideas para la consolidación de la Unión Europea
François Hollande ha puesto en pie un Gobierno de políticos antes que de especialistas, tanto que el ministro que no gane en su circunscripción en las elecciones de junio saldrá del Ejecutivo. Encabezado por el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, que al igual que Hollande tampoco tiene experiencia ministerial, lo ha hecho con un nuevo código deontológico, rebajando sus salarios un 30%, respetando la prometida paridad y con auténticos pesos pesados, con la excepción de la relegada Martine Aubry.
No deja de ser paradójico que el titular de Exteriores, Laurent Fabius, y su segundo en materia comunitaria, Bernard Cazeneuve, fueran los principales defensores desde las filas socialistas del NO que en el referéndum de 2005 hundió la Constitución Europea. Pero hoy todos son europeístas; de otra Europa, como ayer aclaró el nuevo ministro de Economía, Pierre Moscovici. En un doble sentido: con la exigencia de una agenda de crecimiento para ratificar el Pacto Fiscal y la promesa de que, siendo central el eje franco-alemán, se vuelva a una Unión en la que cuenten todos los socios y las instituciones. Es decir, alejándose de la idea de directorio.
Al borde del precipicio de una ruptura del euro y con un crecimiento económico muy débil, la política europea está evolucionando rápidamente.
 Ayer, desde fuera de la eurozona y del Pacto Fiscal, el primer ministro británico, David Cameron, lanzó un serio aviso contra tal quiebra y pidió más intervención del BCE y más integración; para los demás y para defender los intereses de la City londinense y las posibilidades de crecimiento de la propia economía británica. Desde Aquisgrán, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, se pronunció a favor de una política financiera común y un Gobierno central en la UE, cuyo presidente fuera elegido por sufragio. No es un plan para mañana, sino para pasado. Si hay tiempo.
Hoy lo urgente es salvar el euro.
 Lo entienden todos, incluidos los no europeos, y será previsiblemente el objeto central de los debates que se abren esta tarde en el G-8 en Camp David (EE UU). Tras su ajetreado viaje a Berlín, es la primera cita multilateral de un nuevo presidente de la República Francesa, socialista, que se ha comprometido a la vez a la austeridad y al crecimiento a escala europea, pues, como dijo Moscovici, “la deuda pública es un enemigo” para Francia, pero ya nadie puede realmente actuar en solitario.


1-Salida,segun Roubini.....


La primera alternativa, una devaluación abrupta del euro, difícilmente se producirá; esto se debe a la fortaleza de Alemania y a que el BCE no sigue una política agresiva de flexibilización monetaria. Igualmente difícil es una reducción rápida del coste laboral unitario por medio de reformas estructurales que aumenten el crecimiento de la productividad por encima de los salarios.-----> A Alemania le llevó diez años recuperar la competitividad de esta manera <------, y Grecia no puede seguir deprimida una década. Asimismo, una deflación veloz de precios y salarios, lo que se conoce como “devaluación interna”, llevaría a cinco años de agravamiento de la depresión"

2-No esta tan claro la salida...grandes riesgos para todos XSiM

"Por tanto, el abandono del euro podría ser beneficioso para Grecia (aunque, todo sea dicho de paso, después de una crisis de proporciones bíblicas), pero podría ser un desastre cósmico que devolviera a Grecia a la época de su gran hiperinflación. No hay nada seguro.
Si el no aceptar las condiciones de la eurozona puede tener unas consecuencias tan devastadoras para los griegos, ¿por qué se la juegan? Una posibilidad es que sepan que los costes para ellos serían graves, pero que serían todavía peores para el resto de la eurozona. Y es que una vez se diera la señal de que el euro se puede romper, el pánico y la especulación podrían invadir países como Portugal, Italia, España e incluso Francia, donde la gente pensaría que les puede pasar lo que a los griegos. Eso quebraría bancos, generaría corralitos, pobreza, emigración y un cataclismo económico se cernería sobre Europa. De hecho, el pánico ya ha empezado y mucha gente se pregunta adónde debe llevar sus ahorros.
En este sentido, da la impresión de que los griegos están jugando una partida de póquer de alto riesgo con Merkel. Después de subir las apuestas hasta niveles estratosféricos, es el turno de la canciller alemana: debe decidir si ve la apuesta de los griegos y les caza el farol, o tira las cartas y les sigue dando ayudas sin condiciones. Y es que los griegos acaban de poner todas las fichas sobre la mesa. Los griegos acaban de hacer un all in.

--------------------------------
Hace un par de años se decia:
El último número de The Economist titula uno de sus editoriales "El zapping de Zapatero" y cree que "le ha llegado la hora de ejercitar su liderazgo después de la indecisión y la paranoia". Se mofa de la "conspiración de la prensa anglosajona" que denuncia el Gobierno español y le insta a "madurar". Admite que "España no es Grecia", pero recuerda los puntos negros de la economía española. Coincide Financial Times en la indecisión, "uno de los distintivos de los gobiernos del sur de Europa"..... 

y por lo que se ve también de UK,Alemania y Francia....